21 oct 2020

Ir a contenido

VOTACIÓN EN ESTRASBURGO

El conservador Antonio Tajani, nuevo presidente del Parlamento Europeo

El italiano logra vencer al socialista Gianni Pitella con el apoyo de liberales y 'tories' británicos

Silvia Martinez

Tajani, felicitado tras su elección.

Tajani, felicitado tras su elección. / EFE / MATHIEU CUGNOT

El italiano Antonio Tajani, excomisario y miembro del Partido Popular Europeo (PPE), será durante los próximos dos años y medio el presidente del Parlamento Europeo. El que fuera hombre en Bruselas del expresidente italiano Silvio Berlusconi y fundador de Forza Italia, de 64 años, ha conseguido imponerse al candidato socialista, el también italiano Gianni Pitella, en una votación secreta que se ha prolongado 12 horas. “Ha sido un enfrentamiento sumamente democrático. Seré el presidente de todos”, ha prometido tras ser elegido. 

La retirada de última hora del candidato liberal Guy Verhoftstadt, que hasta hace una semana intentó sumar a los 17 eurodiputados antieuro del Movimiento 5 Estrellas que lidera el cómico italiano Beppe Grillo, allanaba a primera hora del martes el camino del candidato conservador. Pero ha sido el apoyo explicíto anunciado por el grupo de los conservadores británicos, tras la tercera votación fallida, el elemento que ha terminado decantando la balanza del lado de los populares. El resultado final: 633 votos válidos; 351 para Tajani y 282 para Pitella.

“Constato que Antonio Tajani ha sido elegido presidente del Parlamento Europeo. Le deseo todo lo mejor, mucho tino, mucho éxito”, anunciaba entre aplausos el hasta ahora presidente de la Eurocámara, el alemán Martin Schulz, que abandona el Parlamento Europeo para hacer campaña en la política nacional alemana. La elección del conservador italiano significa que a partir de ahora habrá tres miembros del PPE al frente de las tres principales instituciones europeas: Comisión, Consejo y Parlamento.

NEGOCIACIONES DE ÚLTIMA HORA

Tanto Tajani como Pitella se han empleado a fondo durante todo el día para atraer a los eurodiputados del resto de formaciones políticas cuyos candidatos se quedaban sin opciones tras la tercera ronda –en las tres primeras el reglamento exige mayoría absoluta y solo pasan a la cuarta los dos candidatos más votados–, como es el caso de la nacionalista flamenca Helga Stevens (ECR), la británica Jean Lamberts (Verdes), la italiana Eleonora Forenza (IUE) y el rumano Laurentiu Rebega (EFN).

Pese al pacto suscrito entre el PPE y los liberales –donde comparten bancada Ciudadanos, el PDeCat y el PNV– para apoyar a Tajani y el llamamiento socialista a la izquierda y los verdes para apoyar a Pitella, no todos los eurodiputados han seguido las consignas. Algunos como Ramon TremosaMaite PagazaurtunduaMarina AlbiolJavier CousoPaloma Lopez y Ángela Vallina han anunciado su abstención porque no han encontrado en los proyectos de los candidatos ni soluciones a la crisis de los refugiados ni compromisos políticos concretos.

EL FINAL DE LA GRAN COALICIÓN

Partido Popular Europeo (PPE) y Partido Socialista Europeo (PSE) llevan más de una década ininterrumpida repartiéndose alternativamente la presidencia del Parlamento Europeo, al menos desde que Josep Borrell asumiera el timón en el 2004. La ruptura del pacto de gran coalición firmado al inicio de legislatura entre las dos familias con más peso en el hemiciclo –al que se unieron posteriormente los liberales– y aireado la semana pasada por los conservadores ha terminado enturbiando la elección.

Las legislaturas en el Parlamento Europeo duran cinco años, aunque el presidente, los vicepresidentes, los cuestores y los presidentes de comisiones parlamentarias se eligen por mandatos de dos años y medio. Esto significa que se elige uno a principios de legislatura y que los eurodiputados deben volver a pronunciarse al final del mandato. Durante la pasada legislatura, entre el 2009 y el 2014, los eurodiputados eligieron al polaco Jerzy Buzek (PPE) y al alemán Martin Schulz (PSE), que repitió mandato en el 2014 en el marco de un gran pacto de coalición.

Al socialista alemán le hubiera gustado continuar dos años más, hasta el 2019, pero el líder de los populares en la Eurocámara dio un golpe en la mesa reclamando a los socialistas que respetaran el pacto firmado. Ante esta exigencia, Schulz decidió a finales del 2016 poner tierra de por medio y regresar a la política nacional alemana. La tensión entre ambos grupos desde entonces no ha dejado de aumentar. El PPE insiste en que había un pacto escrito y el PSE, que estaba vinculado al resto de presidencias y que, por tanto, no puede ser que haya tres presidentes conservadores al frente de la Comisión Europea, el Consejo Europeo y el Parlamento Europeo. El mandato de Donald Tusk al frente del Consejo Europeo expira en junio, por lo que se augura una nueva batalla.