03 abr 2020

Ir a contenido

ÚLTIMO BALANCE OFICIAL

Cerca de 180 desaparecidos en el naufragio del sábado en el Mediterráneo

Los cuatro supervivientes, dos eritreos y dos etíopes, llegan a Sicilia "traumatizados y exhaustos" tras angustiantes horas en alta mar

Inmigrantes, algunos de ellos de muy corta edad, rescatados en Mediterráneo central por la oenegé Proactiva Open Arms, el 9 de enero.

Inmigrantes, algunos de ellos de muy corta edad, rescatados en Mediterráneo central por la oenegé Proactiva Open Arms, el 9 de enero.

El balance del trágico naufragio del sábado frente a las costas libias se eleva actualmente a cuatro muertos y cerca de 180 desaparecidos, según han anunciado este martes el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Este balance se ha establecido a partir de los testimonios de los cuatro supervivientes, dos eritreos y dos etíopes, obtenidos a su llegada el lunes por la noche al puerto de Trapani, en el oeste de Sicilia.

Estos cuatro supervivientes, tres hombres y una mujer "traumatizados y exhaustos", explicaron que habían partido el viernes de Libia con más de 180 personas, todas ellas originarias del Cuerno de África, a bordo de una barcaza de madera de dos pisos, han explicado portavoces de las dos organizaciones.

Después de cinco horas de navegación, el motor se rompió y la precaria embarcación empezó a hacer aguas y a hundirse, y los inmigrantes comenzaron a ahogarse. Uno de los supervivientes ha contado que intentó en vano encontrar a su esposa, que viajaba sentada en el centro de la embarcación.

HORAS EN EL AGUA

Tras largas horas en el agua, los supervivientes fueron rescatados a 30 millas náuticas de las costas libias por un navío francés integrado en la operación Triton de la agencia europea de control de fronteras Frontex, y luego trasladados a bordo del 'Siem Pilot', un barco noruego también integrado en el dispositivo de Frontex.

El 'Siem Pilot' llegó el lunes por la noche a Trapani con estos cuatro supervivientes y 34 personas rescatadas de otra embarcación, pero también con cuatro cadáveres hallados entre los restos del naufragio.

Según el ACNUR, más de 2.300 inmigrantes han llegado a Italia en lo que va del 2017, demostrando así que los peligros del invierno no han desincentivado las salidas. En el 2016, las autoridades italianas registraron más de 181.000 llegadas, mientras que el ACNUR registró más de 5.000 muertos o desaparecidos en el Mediterráneo.