Peña Nieto: "México no pagará ningún muro"

El presidente mexicano endurece su discurso con Trump y dice que su país no aceptará nada "que vaya en contra de nuestra dignidad"

 El presidente de México, Enrique Peña Nieto, durante su discurso ante el cuerpo diplomático.

 El presidente de México, Enrique Peña Nieto, durante su discurso ante el cuerpo diplomático. / REUTERS / CARLOS JASSO

2
Se lee en minutos
MERCÈ CABANAS / MÉXICO

¿Ya has sonreído hoy? La pregunta luce en la lona del toldo de un café situado en la acaudalada colonia de las Lomas de Chapultepec. Para muchos mexicanos la respuesta sería: aún no. Las amenazas del presidente electo del país vecino, Donald Trump, no propician sonreír. Va a mantenerse firme en sus promesas. En la rueda de prensa que ofreció el miércoles, Trump advirtió que será México quien acabe pagando el muro en la frontera. Además la política proteccionista anunciada por el presidente electo estadounidense ha hecho suspender nuevas inversiones en territorio mexicano de Ford, Toyota, Fiar-Crysler o Carrier.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, no tardó en responder a Trump y aseguró que su país no pagará el muro. "No aceptaremos nada que vaya en contra de nuestra dignidad", dijo. “Vamos a defender las inversiones nacionales y extranjeras en México. Vamos a asegurarnos que siga siendo una destino confiable y atractivo para invertir”, añadió.

Desde la sede del Tecnológico de Monterrey de la boyante zona de Santa Fe, el profesor Raymundo Tenorio, director de carrera en Economía y Finanzas, considera que México puede enfrentar estas amenazas siempre y cuando los empresarios sepan hacerse valer. Vaticina que Trump seguirá su modelo de negociaciones duras e intimidatorias, por lo que los políticos mexicanos deben insistir en esta estrategia para conseguir que su presidencia no perjudique más al país. Según Tenorio,  México “debe aprovechar los acuerdos de libre comercio que tiene con 43 países” y sus autoridades deben mejorar su pericia. Por ejemplo “conociendo quienes son los que especulan con el peso, evitar que lo hagan, aplicando la norma”. En el país más corrupto de la OCDE, parece una tarea imposible.

La oposición, tanto del PAN como del PRD, ha criticado al Gobierno y le ha pedido “más diplomacia” y un cambio en las relaciones económicas con el resto del mercado, según escribe el diario 'La Jornada'. El mismo rotativo recoge la preocupación de muchos especialistas en migración que piden que se negocie bien para evitar así un impacto en las remesas, el dinero que envían a México los mexicanos que trabajan en Estados Unidos. "Lo que importa es que éstas (las remesas) sigan fluyendo al país”, apunta 'La Jornada'. 

RELACIÓN SUPEDITADA

Muchos analistas advierten de la “alarmante vulnerabilidad en la que se encuentra el país”, pero como señala la editorial del mismo diario, “la responsabilidad hay que buscarla en los grupos que detentan el poder político desde hace tres décadas y que uncieron a México a una relación supeditada, cuyas consecuencias desastrosas apenas empiezan a verse”. La perspectiva que ven para el país es muy negativa.

Noticias relacionadas

En cambio, la Asociación de Bancos de México, en boca de su presidente Luís Robles, consideró que las medidas tomadas por Peña Nieto para el fortalecimiento económico y la protección familiar  “nos hacen estar muy tranquilos de que la estabilidad macroeconómica se va a mantener”. Pero hasta los empresarios de la Coparmex, la patronal mexicana, lo rechazaron señalando que se requieren “medidas concretas, cuantificables y calendarizadas” y no una escenografía engañosa.

Con el peso en sus mínimos históricos, superando los 22 por dólar cuando apenas un año atrás estaba en 16, en la calle poco se nota esta estabilidad. Las manifestaciones siguen día a día contra el gasolinazo -aumento del 20% del precio de la gasolina- y los consecuentes aumentos generales, menos el del salario mínimo fijado en 80 pesos diarios. El colmo de la dependencia a EEUU es que México, un país petrolero, le compre la gasolina. Como dijo Porfiro Díaz:  “pobre México, tan cerca de los EEUU y tan lejos de Dios”.