Ir a contenido

CRISIS DIPLOMÁTICA

Israel toma represalias contra los países que condenaron en la ONU los asentamientos, entre ellos España

La resolución fue aprobada gracias a la abstención de EEUU y, tras acusar a Obama de estar detrás de la decisión, Netanyahu ha citado al embajador estadounidense en Tel-Aviv

MONTSE MARTÍNEZ / AGENCIAS / BARCELONA / TEL-AVIV

El Consejo de Seguridad de la ONU aprueba una resolución de condena a los asentamientos con la abstención de EEUU.

El Consejo de Seguridad de la ONU aprueba una resolución de condena a los asentamientos con la abstención de EEUU. / EFE / MANUEL ELÍAS

Israel está que trina y ya ha empezado a tomar represalias. La aprobación de una resolución de Naciones Unidas que condena los asentamientos israelís y solicita su cese "inmediato" y "completo" ha caído como un jarro de agua fría en el Estado judío. El hecho de que EEUU se decantara por la abstención, en lugar de ejercer su derecho a veto, permitiendo así la aprobación ha supuesto un giro copernicano en la tradicional postura de EEUU, histórico aliado de Israel. El primer ministro israelí,  Beniamin Netanyahu, ha acusado al presidente estadounidense, Barack Obama, de estar detrás de la decisión y ha convocado al embajador de EEUU en Israel, Daniel Shapito, para discutir la postura de Washington en una reunión este domingo por la noche.

El Ministerio de Exteriores de Israel, por su lado, ha convocado este domingo, día de Navidad, a todos los embajadores de los países del Consejo de Seguridad con los que tiene relaciones diplomáticas, entre ellos España, para presentarles una protesta formal por su voto. Fuentes de Exteriores dijeron a los medios que debido a que hoy es día de Navidad algunos de los embajadores no se encuentran en el país, por lo que han sido convocados sus segundos o encargados de negocios.

Los paises que apoyaron la resolución, además de España (presidente de turno del Consejo este mes), fueron China, Francia, Rusia, Gran Bretaña, Egipto, Japón, Ucrania, Uruguay y Angola. El Gobierno de Tel Aviv reducirá los contactos diplomáticos de su Gobierno con estos países, al menos hasta que llegue a la presidencia de EEUU, Donald Trump, el próximo 20 de enero.

Los primeros en notar el enojo de Israel, sin embargo, fueron Nueva Zelanda y Senegal, los dos países que tomaron la iniciativa de presentar la propuesta votada en el Consejo de Seguridad. Una iniciativa a la que luego se sumaron Malasia y Venezuela, con los que Israel no mantiene relaciones diplomáticas. Israel llamó primero a consultas a los embajadores de Nueva Zelanda y Senegal y decidió suspender una visita del ministro de Exteriores del país africano. Fuentes del Gobierno israelí confirmaron además que el primer ministro, Beniamín Netanyahu, ha ordenado además suspender toda la ayuda y cooperación que su país brinda a Senegal. La visita del jefe de la diplomacia senegalesa, Mankeur Ndiaye, estaba prevista para el próximo mes de enero.

La posición de la Administración del presidente saliente Barack Obama -más simbólica que pragmática en estos momentos- supone un varapalo para el Estado judío que el presidente electo Donald Trump no avala. De hecho, en los últimos días, Trump había pedido que se vetase la resolución y advirtió de que las "cosas serán diferentes" en la ONU cuando él tome posesión de la presidencia. La resolución fue aprobada por 14 votos a favor, ninguno en contra y una abstención del representante estadounidense.

Naciones Unidas considera que los asentamientos israelís en Cisjordania son ilegales desde el punto de vista del derecho internacional y ha apelado a Israel, en numerosas ocasiones ya, a ponerles fin. A pesar de ello, y haciendo reiteradamente oídos sordos, el Estado hebreo ha ido ampliando los asentamientos en los últimos meses.

RESOLUCIÓN "VERGONZOSA"

"Israel rechaza esta resolución vergonzosa anti-israelí de Naciones Unidas y no se conformará", reza un comunicado emitido por la oficina del primer ministro, Benyamin Netanyahu.

La resolución de Naciones Unidas no escatima dureza contra el Estado judío al exigirle el cese de su política de asentamientos en territorios palestinos, incluido Jerusalén oriental, e insiste en que la solución al conflicto de Oriente Próximo pasa por la creación de un Estado palestino que conviva junto a Israel. Esa vía, según el texto, está en peligro por la expansión de las colonias que está llevando a una "realidad de un Estado". Según la resolución, los asentamientos constituyen una flagrante violación de la legislación internacional y un gran obstáculo para conseguir una solución de dos Estado, así como una paz justa, duradera y completa".

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, ha aprovechado la resolución para hacer un llamamiento al diálogo.  "El secretario general aprovecha esta oportunidad para animar a los dirigentes israelís y palestinos a trabajar con la comunidad internacional para crear un ambiente propicio para entablar negociaciones serias", ha indicado el portavoz de Ban Ki-moon, Stéphane Dujarric, en un comunicado, que añade: "La resolución abre una etapa importante que alumbra los esfuerzos de la comunidad internacional para confirmar que la visión de una solución al conflicto que pase por los dos Estados es posible".

Reacción de euforia entre los países árabes

La euforia de los países árabes ante la resolución de la ONU que condena los asentamientos ha sido proporcional al enojo de Israel. El portavoz de la presidencia palestina, Nabil Abou Roudeina, habló de "día de la victoria" y calificó la resolución de "gran desaire" a Israel. Jordania ha saludado la decisión con el calificativo de "histórica": "Es una decisión histórica que expresa el consenso de la comunidad internacional a considerar ilegal la colonización israelí y reafirma el derecho histórico del pueblo palestino a vivir en Jerusalén y sus tierras ", ha afirmado el ministro jordano de Información, Mohamed Momani.

Por su parte, el movimiento islamista palestino Hamas ha dicho apreciar "esta evolución importante en las posiciones internacionales".

0 Comentarios
cargando