29 mar 2020

Ir a contenido

TERROR GLOBAL

El sospechoso del atentado de Berlín había sido investigado por preparar un ataque

Un documento de identidad a nombre del joven tunecino, vinculado al EI, fue hallado en la cabina del camión

Carles Planas Bou

EEUU le tenía ’fichado’ por buscar en Internet cómo fabricar explosivos y por contactar con el Estado Islámico.

La policía alemana buscaba este miércoles en el distrito de Cléveris, en el 'land' de Renania del Norte-Westfalia (en el noroeste del país, junto a la frontera holandesa), indicios que permitieran localizar a un joven tunecino de quien se encontró un documento de identidad en el camión del atentado de Berlín, según medios locales. El hombre había sido ya investigado como sospechoso de preparar un atentado y por su vinculación a una red de presuntos reclutadores del Estado Islámico (EI) en Alemania, y era considerado particularmente peligroso. La policía alemana ha difundido una petición de arresto por toda Europa y la Fiscalía federal ha anunciado una recompensa de 100.000 euros por informaciones que conduzcan a su detención.

Los investigadores hallaron el documento en el asiento del conductor en la cabina del camión que deliberadamente embistió un concurrido mercado navideño de la capital, matando a 12 personas.En él se le identifica como Anis Amri, de 24 años. Aunque ha empleado hasta otras seis identidades, con distintos nombres, fechas de nacimiento y nacionalidades. Así, se ha hecho pasar por egipcio y por libanés.

El sospechoso llegó al parecer a Alemania en julio del 2015, y el diario ‘Süddeutsche Zeitung’ ha asegurado que desde diciembre del año pasado estaba clasificado por la policía como “peligroso”. Según documentos confidenciales analizados por el ‘Der Spiegel’, este verano las autoridades judiciales decidieron que debía ser deportado y lo trasladaron a un centro de detención. Problemas burocráticos con Túnez paralizaron el proceso. Y el pasado marzo, "la policía judicial de Renania del Norte-Wesfalia había iniciado una investigación (sobre Amri) ante las sospechas de la preparación de un acto criminal grave contra la seguridad del Estado", ha admitido este miércoles Ralf Jäger, ministro del Interior de este 'land', donde el sospechoso ha residido este año, en un albergue que ha sido registrado este miercoles.

En concreto, según confirmó a Reuters una fuente judicial, se sospechaba que Amri preparaba un robo con el objetivo de comprar armas automáticas para cometer un atentado, pero no pudo probarse y la vigilancia se abandonó el mes pasado.

VÍNCULOS CON EL EI

A Amri se le relaciona con la red de  Abú Walaa, el alias de Ahmad Abdelaziz, un iraquí de 32 años que es considerado una de las figuras del islam radical en Alemania. Este individuo fue arrestado el pasado 8 de noviembre en el marco de una operación por la que se desmanteló una red de reclutamiento que actuaba en Alemania para enviar voluntarios al EI. La policía calificó a Abú Walaa de líder del EI en Alemania. 

Amri también ha sido buscado en hospitales, ya que la policía cree que resultó herido en una pelea en la cabina con el conductor polaco del camión –que acabó asesinado– por el control del vehículo. Los investigadores hallaron en la cabina restos de sangre, cristales rotos y pólvora.

La policía tunecina ha informado asimismo este miércoles de que había interrogado a familiares de Amri. Su padre declaró a una emisora de radio local que el joven emigró ilegalmente hace siete años a Italia, donde pasó cuatro años en la cárcel acusado de un incendio en una escuela. 

El primer sospechoso detenido por las autoridades, un solicitante de asilo paquistaní arrestado poco después del incidente, fue puesto en libertad el martes, después de que los forenses no hallaran indicios de que tuviera relación con los hechos. Un segundo sospechoso, detenido este miércoles, fue igualmente liberado poco después. 

Esto significa que "una o más personas" responsables del ataque "han huido y están armados", ha dicho el jefe de la policía, Klaus Kandt. En una entrevista con el diario ‘Bild’, el ministro del Interior, Thomas de Maizière, ha asegurado que se incrementará la vigilancia durante la Navidad y en la fiesta de fin de año de Berlín, prevista en la icónica Puerta de Brandeburgo.

LA ULTRADERECHA CULPA A MERKEL

La ultraderecha alemana no ha dejado pasar la ocasión para tratar de sacar rédito político a la tragedia y culpar a la política migratoria de la cancillera Angela Merkel, convocando manifestaciones para este miércoles. El martes, distintas asociaciones musulmanas de Alemania se concentraron en el lugar de los hechos bajo el lema “soy musulmán, no un terrorista”. tratando de contrarrestar la ola de islamofobia que se avecina.