29 may 2020

Ir a contenido

El colegio electoral confirma a Trump presidente con protestas simbólicas

La negativa de electores rebeldes a votar al magnate se queda en meras anécdotas

ALAN RUIZ / WASHINGTON

Protesta contra la elección de Donald Trump frente al Capitolio.

Protesta contra la elección de Donald Trump frente al Capitolio. / Mark Makela

Donald Trump está hoy un paso más cerca de la presidencia de Estados Unidos. Representantes de los distintos estados se han reunido este lunes a lo largoy ancho del país para hacer efectivo el voto por el que fueron escogidos en las elecciones del pasado 8 de noviembre. Al cierre de esta edición, todo apuntaba a que Trump conseguiría los 270 votos necesarios para asegurar su presidencia y ocupar el Despacho Oval de la Casa Blanca a partir del 20 de enero.

El proceso, conocido como colegio electoral, es un sistema de elección indirecta: en las elecciones estadounidenses los votantes no eligen al presidente, sino a representantes de cada partido, que luego se reunen en cónclaves en distintas ciudades del país para escoger quien ocupa el Despacho Oval. En principio, se trata un formalismo. Pero la ley (salvo en algunos estados) no obliga a los electores a votar de acuerdo con lo que han escogido sus electores. Por lo tanto, aunque altamente improbable, la sorpresa era posible.

Los que creían que podían cambiar la historia lo intentaron hasta el último momento. En decenas de ciudades hubo protestas para pedir a los electores que no votaran a Donald Trump. Fue el último intento a la desesperada de parar los pies al magnate. Durante las últimas semanas, algunos de los electores han recibido miles de cartas y correos electrónicos pidiéndoles que cambien su voto.

Electores rebeldes

Al final, hubo sorpresas, pero dado el resultado global estas quedaron en meras anécdotas. En el estado de Maine, en el noreste del país, uno de los electores del Partido Demócrata no votó a Hillary Clinton, ni tampoco a Trump, sinó al senador Bernie Sanders. El motivo, según explicaba en un comunicado, era representar a los jóvenes de su estado que entraron en política este año para apoyar la campaña de Sanders. “No puedo hacer nada para cambiar el resultado de las elecciones este año,” escribía. “Pero animando a estos votantes idealistas para que sigan con nosotros quizás pueda cambiar el resultado de futuras elecciones.”

Otro elector rebelde fue Christophen Suprun, del Partido Republicano. Suprun, quien fue bombero voluntario durante los atentados del 11s, argumentó en un artículo publicado en 'The New York Times' que Trump no estaba preparado para ser presidente y que no conseguiría unir el país. un país -decía-, que no recuerda unido desde precisamente los atentados del 2001. “Los electores tienen el derecho legal y el deber constitucional de votar según su consciencia,” decía. Su propuesta, que extendía al resto de electores, era votar al governador John Kasich, rival de Trump en las primarias republicanas. No funcionó.