29 nov 2020

Ir a contenido

SUCESIÓN DE RENZI

Paolo Gentiloni, nuevo primer ministro de Italia en sustitución de Matteo Renzi

El presidente de Italia encarga al ministro de Asuntos Exteriores la formación de un nuevo gobierno

Rossend Domènech

El nuevo primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, se dirige a los periodistas tras recibir el encargo de formar nuevo gobierno. / REUTERS / REMO CASILLI

El nuevo primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, se dirige a los periodistas tras recibir el encargo de formar nuevo gobierno.
El ministro de Asuntos Exteriores de Italia, Paolo Gentiloni.

/

Algunos les apodan 'Paolo, el frío', otros 'el avatar de Renzi' y otros incluso el 'Renzi sin Renzi'. Paolo Gentiloni, de 62 años, católico, hijo de una familia de condes y hasta el domingo ministro de Exteriores, será el sucesor como primer ministro de Italia de Matteo Renzique el pasado domingo dimitió después de una sonora derrota en un referéndum para renovar la Constitución. 

Gentiloni era uno de los favoritos, junto al ministro de Economía, Pier Carlo Padoan, para ocupar el puesto de primer ministro. El presidente, Sergio Mattarella, había convocado este domingo al ministro de Asuntos Exteriores a la sede de la Jefatura del Estado, solo horas después de que concluyeran las consultas para formar un nuevo gobierno en el país.

A causa de la situación interna, principalmente por la urgencia de resolver en pocas horas o algunos días la situación de varios bancos al borde de la quiebra y de la agenda europea, muy probalemente Gentiloni cerrará en un día la lista de los ministros de su gabinete. El martes jurará y el jueves, sin haber aún pasado por el Parlamento para un voto de confianza, ya estará en Bruselas para una reunión del Consejo de Europa a la que Italia no podía faltar. Además, Italia tiene previsto organizar en el 2017 el 60 aniversario de la firma del Tratado de Roma y también la cumbre del G7 en la ciudad siciliana de Taormina, en mayo próximo.

LA MISMA MAYORÍA

“Acepto, con reserva, el encargo de formar un gobierno, que por responsabilidad tendrá la misma mayoría del anterior por la indisponibilidad de la oposición” a formar una gran coalición, como pedía Renzi, ha afirmado el nuevo primer ministro. Gentiloni ha añadido que, “por lo tanto, nos moveremos en el marco del gobierno y de la mayoría saliente”.

El ya exprimer ministro Renzi había emplazado a los partidos de oposición, que vencieron el referéndum del domingo (59%), a “asumir su responsabilidad” para formar un gobierno de la nación. Sin embargo, los principales opositores, la Liga del Norte y el Movimiento 5 Estrellas (M5S), quieren sólo “elecciones inmediatas” y no la continuidad de un gobierno de tipo 'renziano'. Forza Italia liderada por Silvio Berlusconi ha pedido calma y una nueva ley electoral, aunque se ha manifestado disponible a esperar (e indirectamente apoyar) el nuevo Ejecutivo.

Las elecciones anticipadas no se pueden celebrar hasta que el 24 de enero el Constitucional dirima los recursos contra la ley electoral –prevista para un Senado cuya supresión ha sido rechazada por el referéndum- y que el Parlamento elabore otra, lo que no terminará hasta por lo menos la próxima primavera.

Gentiloni ha explicado que intentará "desarrollar su labor con dignidad y responsabilidad para acompañar y facilitar el trabajo del Parlamento para definir las nuevas reglas electorales” y ha subrayado: "Soy consciente de la urgencia de dar a Italia un gobierno en plenitud de sus poderes para afrontar con la máxima determinación los compromisos internacionales, económicos y sociales, comenzando por la reconstrucción de las zonas golpeadas por el terremoto".

El Jefe del Estado, Sergio Mattarella, había dicho que “Italia necesita un gobierno con plenos poderes en breve tiempo”, porque existen “plazos a respetar, tanto en el ámbito interno, como europeo e internacional”.

Entre las prioridades de su gobierno Gentiloni indicó la reconstrucción de las zonas devastadas por los terremotos del verano, aunque seguramente la carpeta  más acuciante y urgente que deberá resolver en pocas días será la situación del Monte dei Paschi di Siena, el banco más atiguo del mundo, que antes de fin de año, o sea en dos semanas, necesita 5.000 millones para recapitalizarse.

AYUDAS A LOS BANCOS

En teoría el banco busca fondos en el mercado de inversores, aunque la situación de inestabilidad política probablemente obligará al nuevo Ejecutivo de Gentiloni a una especie de nacionalización, por la que el Estado avalará una inyección de fondos de organismos paraestatales, ya que las ayudas estatales están prohibidas en la UE. “Soy consciente que los ciudadanos deben ser tranquilizados sobre el hecho de que afrontaremos con el máximo empeño las prioridades internacionales, económicas y sociales”.

Gentiloni ha terminado su breve comparecencia, afirmando que “la coherencia de Renzi (de dimitir) merece respeto”, mientras que el exprimer ministro, de regreso a su casa en la provincia de Florencia, con un furgón lleno con las cajas de la mudanza, ha escrito durante la noche en Facebook que “han sido mil días fantásticos de gobierno (...) aunque con la amargura en la boca por lo que no ha funcionado, principalmente la reforma constitucional”.