incertidumbre política

Renzi presenta su dimisión tras la aprobación exprés de los presupuestos

El presidente italiano inicia este jueves una ronda de consultas con los partidos para buscar una solución a la crisis

Matteo Renzi llega al palacio del Quirinale para presentar su dimisión.

Matteo Renzi llega al palacio del Quirinale para presentar su dimisión. / AFP / VINCENZO PINTO

Se lee en minutos

El presidente de la RepúblicaSergio Mattarella, emprenderá este ¡ueves por la tarde las consultas con todos los partidos políticos italianos cara a resolver la crisis del Gobierno tras la dimisión formal del primer ministroMatteo Renzi. Esta se produjo este miércoles, una vez aprobados a toda velocidad los presupuestos del Estado para el 2017.

El anuncio de Presidencia tuvo lugar después de un encuentro de 35 minutos entre Renzi y Mattarella, durante el que el primero formalizó su dimisión. Nada deja entrever, por ahora, que el próximo Ejecutivo tenga un caracter institucional, técnico o tome la forma de una gran coalición nacional, como pretende el primer ministro, mientras parte de su propio partido y el propio Mattarella abogan al parecer por tratar de agotar la legislatura. La solución de la crisis abierta con la dimisión de Renzi no será inmediata, dan a entender todas las fuentes oficiales, principalmente por el hecho de que el país carece hoy por hoy de una ley electoral. El 24 de enero el Tribunal Constitucional debe indicar los cambios que habrá que introducir en la ley electoral vigente, que ya incluía la supresión del Senado prevista en la reforma de la Constitución que fue rechazada el domingo en referéndum por el 59% de los electores italianos.

"ASUMAN LA RESPONSABILIDAD"

Renzi ya ha expresado claramente su opinión de que el nuevo Gabinete debe ser formado por una coalición de todos los partidos, y que en caso de que esto no sea posible caben solo elecciones anticipadas, que en cualquier caso no serían antes de febrero o marzo, con la ley electoral ya adaptada a los requerimientos del Constitucional. Esta segunda opción le mantendría hasta entonces como primer ministro en funciones. “Asuman la responsabilidad”, dijo Renzi a todos los partidos que pidieron el 'no' en el referéndum.

Pero Mattarella tomará una decisión solo después de haber consultado a todos los partidos, que ofrecen soluciones totalmente distintas para resolver la crisis. La antieuropea Liga del Norte y los indignados del Movimiento 5 Estrellas (M5S) quieren unas elecciones anticipadas “inmediatamente”. En cambio, en el Partido Demócrata (PD) de Renzi, que tiene mayoría en el Parlamento, hay voces –principalmente las del sector izquierdista que ya votó 'no' en el referéndum– que discrepan de su propio jefe de filas y apuntan a que un político o un técnico afín a los progresistas presida el Gabinete hasta el final natural de la legislatura, en el 2018.

LAS QUINIELAS

De perfilarse esta solución, los candidatos más cotizados por el momento son Pietro Grasso, presidente del Senado, que daría un caracter políticamente neutro al Ejecutivo, y Pier Carlo Padoan, actual ministro dimisionario de Economía, que representaría una garantía para Europa y el BCE cara a los graves problemas de la banca italiana, que en las próximas semanas deberán encontrar una solución. Nada impide, sin embargo, que al final el propio Renzi pueda ser la persona designada para formar el nuevo Gobierno.

Renzi había anunciado su dimisión en la medianoche del pasado domingo, nada más conocerse la derrota de su reforma constitucional, pero el presidente de la República le obligó a congelarla hasta que el Parlamento hubiese aprobado los presupuestos del 2017. A una velocidad nunca vista en Roma, el Senado los ha aprobado este miércoles con 173 votos favorables y 108 contrarios, en bloque, sin debate y mediante voto secreto, ya que el Gobierno había planteado sobre ellos una cuestión de confianza.

TENSA REUNIÓN DEL PD

Te puede interesar

Al caer de la tarde y antes de formalizar su dimisión, Renzi había mantenido una reunión oficial con la dirección del partido progresista, del que es secretario general. De ella no ha transcendido casi nada. Únicamente dos miembros de la misma explicaron que Renzi se negó a que se abriera un debate sobre el rechazo de sus reformas constitucionales por parte de una minoría de la formación y que, ante una actitud semejante, cabía solo deducir que “la democracia interna ha sufrido una mutación”. Al parecer, en la reunión intervino solo Renzi, quien dijo estar “orgulloso del trabajo hecho”, aunque anunció que ahora hay que pensar en resolver la crisis, pero que después “la confrontación (interna) será dura”. En el partido existe una minoría que desde hace tres años plantea sus objeciones a la hiperactividad de Renzi y, sobre todo, al hecho de que se presente, por usar una expresión italiana, 'como si en el mando hubiese un solo hombre'.

En la oposición, tanto la Liga Norte como el M5S protestaban ayer por la lentitud con que está evolucionando la crisis e incluso amenazaron con llevar a millones de italianos a las calles de Roma para reclamar elecciones inmediatas. “Inventarán algún truco para pintarnos como el diablo”, dijo Beppe Grillo, fundador del M5S. Respondiendo a las críticas por esa lentitud, un portavoz del Tribunal Constitucional recordó que la fecha del 24 de enero para dirimir la reforma de la ley electoral actual “fue fijada en su día”, independientemente del referéndum.