INCERTIDUMBRE EN ITALIA

La oposición a Renzi presiona para convocar elecciones

El dimisionario 'premier' italiano pretende liquidar lo antes posible el Gobierno y recomponer el Partido Democrático sin su ala más izquierdista

El titular de Economía y el presidente del Senado, favoritos en las quinielas de primer ministro

Renzi (izquierda) habla con el ministro de Economía, Pier Carlo Padoan, durante un debate parlamentario en el Senado, el 24 de febrero del 2014, en Roma.

Renzi (izquierda) habla con el ministro de Economía, Pier Carlo Padoan, durante un debate parlamentario en el Senado, el 24 de febrero del 2014, en Roma. / AFP / ANDREAS SOLARO

Se lee en minutos

Una vez congelada “por sentido de responsabilidad” la dimisión de Matteo Renzi hasta la aprobación de los presupuestos del 2017, tras el revés en el referéndum constitucional del domingo, los partidos de la oposición, desde la Liga Norte a los indignados del Movimiento 5 Estrellas (M5S), aceleran para que la votación sobre los presupuestos del próximo año se produzca ya durante esta semana y se pueda ir inmediatamente después a unas elecciones anticipadas.

Sin embargo, todo da a entender que la crisis no se resolverá en un día, una semana o quizás un mes, porque es suficiente con que un senador presente una sola enmienda para que los presupuestos tengan que volver al Congreso para su ratificación, que, de no producirse, serían devueltos al Senado en un 'pimpón' interminable. Por otra parte, el país está sin una ley electoral válida y el Constitucional no se pronunciará hasta  el 24 de enero sobre la ley actual, de manera que hasta entonces el Parlamento no podrá confeccionar otra con la que ir a las elecciones anticipadas

Tiempo es precisamente lo que Renzi ha dado a entender que no quiere, porque si las filtraciones de su entorno se corresponden con la realidad, el dimisionario primer ministro desearía cerrar la carpeta de su primer Gobierno, retirarse un tiempo y volver después para poner definitivamente fin al lastre de la izquierda de su partido, que el domingo rechazó la mayor reforma constitucional jamás intentada en Italia. Una vez privado de los herederos y huérfanos a la vez de la izquierda marxista, Renzi podría transformar el Partido Democrático (PD) en una simple socialdemocracia, similar al SPD de Alemania.

CONSULTAS A LOS PARTIDOS

El presidente de la República iniciará las consultas a los partidos, de cara a la formación de un nuevo Ejecutivo siempre que el Parlamento haya aprobado los presupuestos. La Constitución no impide que Sergio Mattarella, tras indicación del PD, que cuenta con mayoría relativa, nombre al sucesor de Renzi ya este fin de semana, aunque se trata de una indicación que dependerá de cuanto quiera hacer Renzi “cuando sea mayor”, por usar un simbólico refrán italiano.

Te puede interesar

“No dejo el arma de las elecciones anticipadas a Grillo y a los demás”, ha dicho el dimisionario a los suyos. Beppo Grillo, el líder del M5S, que protagonizó una feroz campaña por el 'no' en el referéndum únicamente para derrotar al primer ministro y echarle del Gobierno, ha reclamado "elecciones inmediatamente". La consulta, en cualquier caso, ha dejado en manos de Renzi el 40% del electorado que votó sus reformas.

Los favoritos para suceder, tal vez de forma provisional, a Renzi siguen siendo Pier Carlo Padoan, ministro saliente de Economía, que constituiría una garantía para la UE, y Piero Grasso, presidente del Senado, que ofrecería una garantía institucional y neutra desde el punto de visto político. Romano Prodi, presionado desde varios lados, ha renunciado claramente: “Un párroco no vuelve a su exparroquia”, ha dicho.