Ir a contenido

ELECCIONES PRESIDENCIALES EN FRANCIA

Bernard Cazeneuve sustituye a Manuel Valls como primer ministro francés

Hollande coloca a un hombre fiel al frente del último Gobierno de su mandato

Bruno Le Roux, presidente del grupo parlamentario socialista, ocupará Interior

EVA CANTÓN / PARÍS

 Bertrand Cazeneuve, a las puertas del Elíseo, el pasado verano.

 Bertrand Cazeneuve, a las puertas del Elíseo, el pasado verano. / EFE / CHRISTOPHE PETIT TESSON

El presidente de FranciaFrançois Hollande, ha optado por el fiel ministro del Interior para sustituir a Manuel Valls, quien se lanza de lleno a la carrera presidencial y ha abandonado este martes el palacio de Matignon tras presentar su dimisión. Bernard Cazeneuve encabezará el Gobierno más breve de la V República, dado que estará al frente del Ejecutivo solo hasta mayo, cuando se produzca el relevo en el Elíseo.

A su nombramiento como primer ministro le ha seguido una ligera remodelación gubernamental que lleva al Ministerio del Interior al hasta ahora presidente del grupo parlamentario socialista en la Asamblea Nacional, Bruno Le Roux, otro hombre próximo a Hollande.

 “Proteger, progresar, preparar el futuro. Eso es lo que intentaré hacer, continuando lo que tú mismo has hecho”, ha garantizado el nuevo primer ministro en presencia de Valls durante el traspaso de poderes.  

Además de su experiencia en la lucha contra el terrorismo –una de las prioridades del Ejecutivo en un país que vive bajo una elevada amenaza terrorista –, en el entorno del presidente se destaca de Cazeneuve su talla de estadista y que sabrá trabajar bien con la mayoría parlamentaria.

A diferencia de Valls, que mantuvo un duro pulso con los diputados socialistas contrarios a la reforma laboral o a las medidas económicas más liberales del Ejecutivo, es poco probable que Cazeneuve reviva ese escenario. En lo que resta de mandato no se prevén grandes proyectos legislativos y parece que su misión será la de culminar la era Hollande sin sobresaltos.  

De carácter reservado, humor inteligente y un sentido de la discreción poco habitual en política, Cazeneuve, de 53 años, entró en el Gabinete en el 2012 como secretario de Estado para Asuntos Europeos.   

De Exteriores pasó, en marzo del 2013, al Ministerio de Economía para apagar el incendio desatado por el escándalo del fraude fiscal cometido por el ministro de Presupuesto, Jerôme Cahuzac. Este normando que no parece dejar nada al azar y mide cada palabra con una precisión de cirujano sucedió en el 2014 a Manuel Valls en Interior.

TERRORISMO E INMIGRACIÓN

Desde allí, ha gestionado no solo los peores atentados de la historia reciente de Francia sino una grave crisis migratoria, el operativo policial durante los meses que duraron las protestas contra la reforma laboral y el accidente de Germanwings.

Salvo contadas excepciones, Cazeneuve goza de una buena imagen en el conjunto de la clase política, aunque su balance no genera unanimidad.

Los defensores de las libertades individuales han criticado las prórrogas sucesivas del estado de emergencia decretado tras los atentados de París, y que será presumiblemente prolongado una vez más, la multiplicación de los arrestos domiciliarios y la dureza de las medidas antiterroristas.

“Hay dos categorías de políticos: los que creen que pueden ser útiles y los que creen que son indispensables. Se recuerda el nombre de quienes se han apartado para dejar paso al Estado”, le ha dicho Cazeneuve a su sucesor en el Ministerio del Interior.