INCERTIDUMBRE EN ITALIA

Estos han sido los tres máximos adversarios de Renzi en el referéndum constitucional

Massimo D'Alema (PD), Beppe Grillo (M5S) y Matteo Salvini (Liga Norte) se han unido en una feroz campaña contra el 'premier' italiano

Matteo Salvini sonríe durante una rueda de prensa en la sede de su partido, la Liga Norte, en Milán, este domingo.

Matteo Salvini sonríe durante una rueda de prensa en la sede de su partido, la Liga Norte, en Milán, este domingo. / AP / ANTONIO CALANNI

Se lee en minutos

La campaña por el 'no' en el referéndum de Italia ha aunado a políticos en teoría distantes en su ideología y programa electoral, todos con el mismo objetivo: derrotar a Matteo Renzi y echarle del Gobierno. Estos han sido los principales adversarios del 'premier italiano':

MASSIMO D'ALEMA

Expresidente del Gobierno, ha realizado una campaña muy agresiva a favor del 'no' a las reformas de Renzi. Es el representante internacionalmente más conocido del Partido Democrático (PD), en el que no ocupa ningún cargo, pero tras permanecer en silencio durante años (“cada vez que abre boca, perdemos un voto”, decían sus adversarios internos), ha estado en todas las televisiones, defendiendo que la opción reformista de centroizquierda de Renzi debía ser derrotada.

BEPPE GRILLO

El líder del Movimiento 5 Estrellas (M5S), parecido a Podemos en España, ha realizado una feroz campaña contra el primer ministro, acusándole de gobernar gracias a los poderes fácticos de la banca, la patronal, Bruselas, la cancillera Angela Merkel y otros más. Su partido es el segundo del país, por delante de los conservadores, divididos en cinco formaciones. No ha querido aliarse nunca con Renzi, con el que le unían muchos de los cambios que divulga el M5S. Tras la victoria del 'no' en el referéndum, quiere elecciones inmediatas.

Te puede interesar

MATTEO SALVINI

El líder de la Liga Norte, aliada en Europa con el Frente Nacional de Marine Le Pen y aspirante a la sucesión de Silvio Berlusconi, controla pricipalmente los votos del norte. Acusa a Renzi de haber “vendido” el país a Bruselas, al BCE y aboga por la salida del euro y la reforma de toda la estructura de la UE, a la que culpa de la mayoría de los males laborales, sociales, económicos y financieros de Italia. Rebosando de alegría, este domingo dijo que quiere elecciones inmediatas “con cualquier ley electoral”.