Ir a contenido

Paul Nuttall, nuevo líder del UKIP

El sucesor de Farage al frente de los populistas británicos se propone disputar al Partido Laborista el voto de las clases trabajadoras

Begoña Arce

Nuttall y Farage, tras la elección del primero como líder del UKIP.

Nuttall y Farage, tras la elección del primero como líder del UKIP. / REUTERS / TOBY MELVILLE

Tras meses de reyertas, escándalos y guerras internas, el Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP) ha elegido a Paul Nuttall como nuevo líder de la formación. A punto de cumplir 40 años, el eurodiputado Nuttall, que partía como favorito, se ha impuesto con un rotundo 62,6% de votos a los otros dos aspirantes al cargo, la antigua vicepresidenta del UKIP Suzanne Evans (19%) y el exsoldado John Rees-Evans (18%). La de hoy es la segunda elección al liderazgo que celebra el UKIP en lo que va de año. La anterior vencedora, Diane Jamesdejó el puesto 18 días después de ser elegida, ante la falta de apoyo en el partido. Nigel Farage había actuado hasta ahora como líder interino.

En su primer discurso como líder, Nuttall se fijó como prioridades forzar al Gobierno de Theresa May a, “darnos a todos un verdadero ‘brexit’” y no una versión “aguada”. Y si la estrategia de Farage fue la de arrancar votos al Partido Conservador, Nuttall dirigirá los esfuerzos ahora a captar a los electores de clases trabajadoras tradicionales, que no se sienten representados por el actual Partido Laborista de Jeremy Corbyn. “Tengo una gran ambición: quiero reemplazar al Partido Laborista y hacer del UKIP la voz patriótica de los trabajadores”, afirmó. El UKIP “va a hablar el lenguaje de los trabajadores ordinarios. Vamos a movernos a las zonas que el Partido Laborista ha abandonado a su suerte. Vamos a centrarnos en los temas que realmente importan en el día a día a las clases trabajadoras, la inmigración, la delincuencia, la defensa, la ayuda exterior, asegurándonos de que los británicos están en primer lugar en la cola en el mercado de trabajo”.

PARTIDO BELICOSO Y FRAGMENTADO

Especialista y exprofesor de historia antigua británica, Nuttall ingresó en el UKIP en el 2004, es miembro del Parlamento Europeo por North West England, y fue número dos de Farage durante unos meses, entre el 2010 y el 2011. Católico, opuesto activamente al aborto, aboga por prohibir los burkas en lugares públicos y endurecer las penas de cárcel contra los delincuentes.

Lo abultado de la victoria del nuevo jefe del UKIP es importante porque su primera misión será la de unificar un partido tan belicoso y fragmentado que uno de los candidatos a líder se retiró de la contienda tras acabar en el hospital, después de que un colega le dejará tumbado de un puñetazo. “Solo la unidad conduce al triunfo”, ha declarado Nuttall.

EL "TURISTA" FARAGE

La designación del nuevo jefe del UKIP estuvo precedida por una intervención de Farage, quien alabó la situación de “firmeza” en que deja el partido, “a pesar de las dificultades”. Farage atribuyó al UKIP un papel importante en la elección de Donald Trump en América y también en el cambio que se está experimentando en el resto de Europa, en la lucha contra “las clases dominantes liberales podridas”. Él, Farage, anunció que seguirá siendo eurodiputado, viajará la próxima semana a EEUU “como turista”, continuará su labor como activista, escribiendo artículos y participando en programas de radio y televisión, pero aseguró que no interferirá en la dirección del UKIP, algo que muchos ponen en duda. Precisamente una de las tareas más difíciles de Nuttall será emerger de la sombra del hombre que ha dominado completamente el UKIP desde sus orígenes.