La UE podria reclamar hasta 60.000 millones al Reino Unido en compensación por el 'brexit'

El diario 'Financial Times' calcula la cuantía estimada por Bruselas que Londres debería abonar por los compromisos presupuestarios ya adquiridos

Partidarios del ’brexit’, en Londres, el pasado 24 de junio.

Partidarios del ’brexit’, en Londres, el pasado 24 de junio. / REUTERS/NEIL HALL

2
Se lee en minutos
Silvia Martinez
Silvia Martinez

Periodista

ver +

La maquinaria política europea lleva meses haciendo cuentas sobre las consecuencias que tendrá la salida de Reino Unido de la Unión Europea. Según un informe filtrado en octubre, lo que se conoce como 'brexit duro' -la salida del mercado interior europeo- le costará al tesoro británico más de 72.000 millones de euros anuales en ingresos fiscales perdidos. A esta cifra se suma ahora una nueva estimación que podría suponer un nuevo revés para el Gobierno de Theresa May: una factura de entre 40.000 y 60.000 millones en compensación a la UE por incumplir compromisos, garantías de préstamos y coste de proyectos en Reino Unido.

El dato, publicado este martes por el 'Financial Times', revela que Bruselas no está dispuesta a dar su brazo a torcer en las negociaciones de divorcio y que no habrá ningún tipo de negociación sobre un eventual futuro acuerdo comercial hasta que se consume el divorcio. Es decir, que la máxima más repetida por los dirigentes europeos desde que el 'brexit' venciera en el referéndum del pasado 23 de junio -“sin notificación no hay negociación”- se mantiene.

El Ejecutivo comunitario -con su negociador jefe, el francés Michel Barnier, al frente- trabaja bajo la premisa de que May activará en marzo del 2017, tal y como anunció durante el congreso del Partido Conservador británico, el artículo 50 del Tratado que da el pistoletazo de salida al proceso. Hasta que Londres no notifique formalmente su voluntad de activar el citado artículo que regula la salida, no empezará a contar el reloj.

Si se mantiene esa fecha significa que dos años después, en el 2019, podría consumarse la salida del primer país miembro del club, uno de los que más quebraderos de cabeza ha causado debido a las continuas zancadillas en el proceso de integración. A los negociadores europeos les gustaría, según fuentes citadas por el diario, disponer de un borrador de acuerdo para otoño de 2018, con un margen suficiente, al menos de seis meses, para llevar a cabo los procedimientos de ratificación que requerirá la salida.

NEGOCIACIÓN PASO A PASO

Noticias relacionadas

Solo una vez que se produjera el desenlace Bruselas empezaría a negociar en lo que plantea como un proceso etapa por etapa. Es decir, primero salida, después proceso de transición y, por último, un pacto comercial que podría tardar en llegar mínimo un período de cinco años. Un procedimiento poco amistoso, según las fuentes consultadas por el diario británico, que podría desembocar en una ruptura política. Especialmente, si se tiene en cuenta la postura de partida de Barnier, dispuesto a exigir a Londres que asuma sus responsabilidades con el presupuesto.

Y según los cálculos brutos, la factura a abonar por Londres tras dejar el club podría ascender a entre 40.000 y 60.000 millones a cuenta de sus compromisos presupuestarios impagados, las deudas en materia de pensiones, garantías de préstamos y el gasto en los proyectos con base en territorio británico. Según el análisis de los servicios comunitarios, Londres tendría, además, que seguir haciendo pagos al presupuesto comunitario más allá de 2019 para hacer frente a los compromisos ya adquiridos. La factura podría reducirse en caso de acuerdo amistoso pero en Bruselas no cambian de postura: si Londres quiere tener acceso al mercado único tendrá que aceptar la libre circulación de personas.