12 ago 2020

Ir a contenido

La OTAN secunda a Trump en su petición de más gasto en defensa

España es el tercer país de la Alianza Atlántica que menos dinero destina, el 0,91% del PIB

Cospedal se escuda en el desvío del déficit y elude aclarar si aumentará el presupuesto

Silvia Martinez

Cospedal, en el consejo de ministros de Defensa de la UE, en Bruselas.

Cospedal, en el consejo de ministros de Defensa de la UE, en Bruselas. / AFP / JOHN THYS

El secretario general de la OTANJens Stoltenberg, está convencido de que el presidente electo de Estados UnidosDonald Trump, terminará manteniendo sus compromisos con la Alianza Atlántica, pese a sus críticas y declaraciones durante la pasada campaña electoral, y ha aprovechado su presencia en el consejo de ministros de Defensa de la UE para instar a los gobiernos europeos a aumentar el gasto militar en un entorno de gran inestabilidad política y amenaza terrorista.

"El presidente electo, Donald Trump, durante la campaña electoral dijo que es un gran fan de la OTAN, y estoy seguro de que cumplirá todos los compromisos de Estados Unidos con la Alianza, porque una OTAN fuerte es importante para Europa pero también para Estados Unidos", ha indicado el dirigente noruego, quien ha recordado a los europeos la necesidad de gastar más en defensa para responder a un entorno plagado de desafíos.

A la espera de que la nueva administración asuma el timón el próximo 20 de enero, Stoltenberg ha optado por responder con diplomacia y ponerse en la estela de Trump, quien ha exigido a sus aliados que dejen de depender del gasto militar estadounidense y utilicen también la cartera. El objetivo fijado por el bando aliado es que los gobiernos destinen el 2% de su PIB a defensa, pero lo cierto, aunque por primera vez en muchos años el gasto militar ha aumentado, es que muy pocos países cumplen.

COSPEDAL NO PROMETE NADA

Según las estimaciones del 2016, a la cabeza están Estados Unidos (3,61%), Grecia (2,38%), Reino Unido (2,21%), Estonia (2,16%) y Polonia (2%), los cinco únicos países miembros de la OTAN que han alcanzado el umbral del 2%. Por debajo, algunos están cerca del objetivo como Francia (1,78%), mientras que en el furgón de cola se encuentran cinco países que no le dedican ni el 1% de su PIB: Canadá (0,99%), Eslovenia (0,94%), España (0,91%), Bélgica (0,85%) y Luxemburgo (0,44%). Pese al llamamiento explícito de Stoltenberg, la ministra española de defensa, Dolores de Cospedal, ha eludido pronunciarse sobre si España responderá a la llamada.

“Nosotros tenemos que coordinar esa posibilidad con otra que es muy importante para nuestro país, que es la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado y el cumplimiento de nuestro objetivo de estabilidad y déficit. Y en esos parámetros nos tenemos que mover. Todavía es pronto para hablar de un incremento en el presupuesto. Vamos a trabajar en ello pero el objetivo de déficit es un objetivo clave y fundamental en el seno de la UE y al él también nos debemos. Lo veremos con más detenimiento en el futuro”, ha indicado durante su primer consejo en Bruselas.

Según los cálculos del think tank Bruegel, los 21 estados miembros que forman parte de la OTAN tendrían que aumentar su gasto militar en 96.200 millones de euros anuales en conjunto para alcanzar el citado objetivo del 2%. Alemania, que se ha mostrado dispuesta a elevar su gasto, es el país de la UE que más tendría que incrementarlo. en 30.280 millones, seguida de Italia, con 18.350 millones, y España, que para cumplir con su promesa tendría que elevar el presupuesto militar anual en 15.980 millones. 

RELACIONES TRUMP-PUTIN

Pese a la creciente preocupación que existe en el bando aliado por el acercamiento entre Trump y el presidente ruso, Vladimir Putin, el máximo responsable de la Alianza también ha calificado como “normales” los contactos entre ambos líderes mundiales y ha asegurado que la OTAN también quiere mantener “el diálogo con Rusia”, que es de particular importancia cuando hay gran tensión. El noruego también ha valorado positivamente los planes de integración de la UE en el terreno militar porque considera que tendrán repercusiones positivas en la cooperación UE-OTAN.