30 oct 2020

Ir a contenido

Vuelco en EEUU

La primera entrevista de Trump, en seis claves

IDOYA NOAIN / NUEVA YORK

Donald Trump, durante la entrevista en la cadena CBS, este domingo.

Donald Trump, durante la entrevista en la cadena CBS, este domingo.
Trump y su familia, durante la entrevista en el programa ’60 minutes’ de CBS.

/

Los estadounidenses han tenido este domingo la oportunidad de ver en televisión la primera entrevista con el elegido para ser su 45 presidente, Donald Trump. Y en las pantallas se han encontrado con un hombre que, como viene haciendo desde que en la madrugada del miércoles se anunció su victoria, ha moderado considerablemente su tono respecto al de la campaña. Trump incluso ha empezado a moderar algunas de sus propuestas, aunque también mantiene otras que asustan a buena parte de su país.

Junto a la promesa de deportar inmediatamente a entre dos y tres millones de inmigrantes y la disposición a mantener algunos aspectos de la reforma sanitaria de Barack Obama, estos son algunos de los otros momentos clave que ha dejado la entrevista.

UN PAÍS DIVIDIDO

La entrevista se grabó en la Torre Trump en Nueva York, que se ha convertido desde el miércoles en destino de manifestaciones diarias que, como en distintas ciudades del país, protestan los elementos de xenofobia, racismo, misoginia, islamofobia y homofobia que muchos encuentran en la retórica y las propuestas de Trump. El presidente electo ha dicho que protestan “porque no me conocen” y les ha pedido que “no tengan miedo”.

Trump ha asegurado también que al menos algunos de los manifestantes son “profesionales” y ha denunciado que “si Hillary (Clinton) hubiera ganado y mi gente hubiera salido y se hubiera manifestado todo el mundo habría dicho que “es terrible” y habría habido una actitud muy distinta. Hay un doble rasero”, ha criticado.

INCIDENTES Y MIEDO

Trump ha dicho que le han llegado también solo “una o dos” noticias sobre incidentes de insultos o amenazas a minorías por parte de algunos de sus votantes. “Es horrible si esta pasando”, ha dicho poniendo el condicional, aunque en otro momento se ha mostrado “entristecido” y, mirando directamente a la cámara, se ha dirigido a los agresores con un “deteneos”.

En cualquier caso, Trump ha colocado parte de la responsabilidad en la prensa “porque cogen cualquier pequeño incidente, que puede que fuera anterior (a su candidatura y elección), y lo vuelven un acontecimiento”.

En otra parte de la entrevista en la que Trump ha aparecido con su esposa Melania y sus cuatro hijos adultos, el mayor de ellos, Donald Jr., ha asegurado que los miedos “son totalmente infundados” y ha dicho también que “algunos son inventados”.

EL SUPREMO

Trump tendrá oportunidad de nombrar al menos un juez del Tribunal Supremo y en la entrevista, en la que se ha declarado “pro vida”, ha reiterado la promesa de campaña de nombrar a magistrados conservadores que también lo sean. Eso alimenta los temores de que pueda llegar a revocarse Roe v Wade, la sentencia que legalizó el aborto, algo que Trump no ha descartado.

“Si se revocara, volvería a los estados” (la regulación del aborto), ha dicho, lo que como le ha recordado la periodista Lesley Stahl podría obligar a mujeres a tener que viajar fuera de sus estados para obtener un aborto legal.

Paradójicamente, cuando se le ha preguntado si apoya el matrimonio homosexual, Trump ha contestado con un “es irrelevante porque ya está decidido. Es la ley. Fue decidido por el Tribunal Supremo”.  Sí se ha mostrado implacable en el derecho a llevar armas.

CLINTON Y OBAMA

En la campaña, Trump prometió nombrar a un fiscal especial para investigar a Hillary Clinton y amenazó con meterla en la cárcel, algo que se hizo un clamor entre sus seguidores en sus mítines e incluso en la convención. Este domingo, Trump ha sido mucho más diplomático. “Voy a pensarlo. Quiero concentrarme en empleos, sanidad, la frontera y en hacer una gran ley de inmigración”, ha dicho, añadiendo luego que “no quiero hacerles daño” (a los Clinton), a los que ha definido como “buena gente”.

También ha tenido alabanzas para Obama, con quien se reunió el jueves en la Casa Blanca."Me pareció fabuloso, muy inteligente y muy agradable", ha dicho Trump del presidente. "Nunca le había conocido en persona antes pero tuvimos muy buena química. Puede que no esté de acuerdo con él, pero realmente la conversación me pareció increíblemente interesante".

LOBISTAS

Trump también denunció reiteradamente en campaña el papel de los lobistas y Stahl le ha recordado que su equipo de transición está lleno de ellos, que trabajan para la industria alimentaria, de telecomunicaciones, de petróleo... El argumento que ha usado Trump para explicarlo es que “todo Washington es un lobi. Todo el mundo que trabaja para el gobierno cuando lo deja se hace lobista. Son los que conocen el sistema”, ha dicho también, pero ha prometido que lo va a "eliminar gradualmente”.

SU RETÓRICA

Cuando a Trump se le ha preguntado si como presidente va a moderar la retórica que ha mostrado en campaña, ha contestado diciendo que “a veces necesitas cierta retórica para motivar a la gente. No quiero ser simplemente un agradable personaje monótono y en algunos casos lo seré. Puedo serlo. Es más fácil”.