Ir a contenido

VUELCO EN EEUU

La Unión Europea mira hacia la 'era Trump' con preocupación contenida

Las ausencias marcan la "reunión del pánico" de los ministros de Exteriores de los Veintiocho

Silvia Martinez

En Bruselas, anoche, hubo reunión extraordinaria de ministros de Exteriores para abordar cómo va a ser la relación entre Europa y Estados Unidos, tras la elección del magnate. A la salida, el ministro Alfonso Dastis, era cuestionado sobre el arranque de la ’era Trump’. / ATLAS

En Bruselas, anoche, hubo reunión extraordinaria de ministros de Exteriores para abordar cómo va a ser la relación entre Europa y Estados Unidos, tras la elección del magnate. A la salida, el ministro Alfonso Dastis, era cuestionado sobre el arranque de la ’era Trump’.
Dastis, tras el encuentro, en Bruselas.
El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, y la responsable de política Exterior de la UE, Federica Mogherini.

/

El británico Nigel Farage, el máximo exponente del 'brexit', fue de los primeros en felicitar a Donald Trump tras ser elegido nuevo presidente de Estados Unidos y este fin de semana también ha sido el primer político europeo en ser recibido por el futuro inquilino de la Casa Blanca. Una fotografía elocuente que dice mucho de lo que puede esperar Europa de Washington durante los próximos cuatro años. Un desaire por el que Londres expresó su malestar y que ha coincidido con una reunión de urgencia de ministros de Exteriores de la UE en Bruselas de la que sale un mensaje de unidad sobre la necesidad de reforzar las relaciones trasatlánticas.

“Ha sido una discusión fructífera. No ha sido nada extraordinario” y “puedo decir que hay unidad sobre la necesidad de continuar reforzando las relaciones trasatlánticas. Somos socios y seguiremos siéndolo en lo que respecta a nosotros”, anunció la alta representante para la política exterior europea, Federica Mogherini, tras una cena de trabajo de tres horas previa al consejo de ministros de Exteriores y de Defensa de este lunes. Dicho de otro modo, esté quien esté en la Casa Blanca Europa seguirá siendo un aliado.

El encuentro fue convocado el viernes a petición de Alemania para evaluar por primera vez el impacto de una victoria que ha desconcertado y preocupado un continente sumido en sus propias batallas populistas. Y en palabras de un alto diplomático europeo se percibía como “una reunión del pánico” que muy probablemente no hubiera tenido lugar si la vencedora hubiera sido Hillary Clinton.

El ministro de Exteriores belga, Didier Reynders, optaba sin embargo por quitarle hierro al encuentro. ¿Reunión del pánico? “No, en absoluto. Sería surrealista que no habláramos de lo que se habla en todo el mundo”, decía, y subrayaba que aunque lo primero es conocer la nueva línea política de la Administración Trump, “sea cual sea la situación en EEUU, la UE tiene que aprender a hablar con una voz más fuerte”.

Y lo mismo el italiano Paolo Gentiloni. “Europa no debe preocuparse de Donald Trump. Es el presidente de Estados Unidos con el que Europa deberá colaborar, pero debe concentrarse en sus propios problemas y responder a las demandas de sus ciudadanos”, ha explicado.

“Hay preocupación porque las cosas que Trump dijo en la campaña puedan convertirse en acciones de gobierno, pero al mismo tiempo hay satisfacción porque las manifestaciones que ha hecho después de ganar las elecciones muestran que es un hombre consciente de las realidades y dispuesto a adaptarse”, dijo por su parte el español Alfonso Dastis, que este lunes debuta en un consejo europeo de ministros.

El instigador del encuentro, el alemán Frank-Walter Steinmeier, llegó tarde por problemas de vuelo, pero quienes no han acudido han sido el británico Boris Johnson y el francés Jean-Marc Ayrault. Hungría, Irlanda y Malta también optaban por no enviar ministro. París, que ha excusado la presencia de Ayrault por problemas de agenda, es partidaria de que la UE aproveche este momento para cortar el cordón umbilical con Estados Unidos en temas de seguridad y defensa.

AGENDA EUROPEA DE DEFENSA

Francia es, junto a países como Italia, España y Alemania, una de las delegaciones que más están presionando para impulsar un fondo europeo para la defensa y estructuras propias. “Se creía que el país que obstaculizaba la seguridad y la defensa era el Reino Unido, pero hay otros países pequeños que tampoco quieren”, alerta un diplomático que confía en que “la elección de Trump juegue en el buen sentido” y los Veintiocho empiecen a construir esa nueva Europa este lunes en el consejo de ministros de Exteriores y de Defensa.

De momento, el equipo de la alta representante para la política exterior de la UE no ha tenido ningún contacto con el equipo de transición de Donald Trump aunque está dispuesta, aseguran fuentes de su entorno, a cruzar el charco cuánto antes para ello. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, augura que pasarán “dos años” antes de que Trump aprenda en qué consiste Europa simplemente porque “los americanos por regla general no tienen interés sobre Europa”, algo que en su opinión vale no solo para los ciudadanos de la América profunda sino también para sus políticos. Creo que tendremos dos años perdidos hasta que el señor Trump dé la vuelta al mundo que no conoce”, advertía el viernes.

Pese a las críticas vertidas en el pasado, el presidente de la Eurocámara, Martin Schulz, optaba este domingo por pasar página. “Ambas partes tienen que partir de cero y darse una oportunidad”, ha indicado al diario alemán 'Bild'.