REAPERTURA DE UN LOCAL GOLPEADO POR EL TERRORISMO

La música vuelve a sonar en el Bataclan con Sting

El cantante británico ofrece un emotivo concierto bajo enormes medidas de seguridad

Sting, durante el concierto de la sala Bataclan. / EFE / VÍDEO: ATLAS

Se lee en minutos

La sala de conciertos Bataclan, en la que el 13 de noviembre del año pasado fallecieron 90 personas durante la oleada de ataques yihadistas en París, ha reabierto este sábado totalmente renovada con un concierto de Sting. Las entradas se habían agotado en un santiamén.

El concierto ha comenzado con un minuto de silencio. Luego sonó ‘Fragile’.“Esta noche tenemos dos tareas: acordarnos de los que perdieron la vida y celebrar la música en este lugar histórico”, ha dicho en francés el cantante británico.

Acompañado por el trompetista franco-libanés Ibrahim Maalouf, Sting continuó con ‘Message in a Bottle’ electrizando el ambiente de una sala llena a reventar en la que se encontraban algunos de los supervivientes del fatídico viernes 13 de noviembre, familiares de la víctimas y muchos fans que no podían ocultar la emoción.

Sonó parte del repertorio clásico de Police antes de llegar a un tema altamente simbólico ‘Inch’ Allah’, incluido en su último álbum, que aborda la cruda actualidad de los migrantes.

Muchos de los asistentes coreaban ‘Gracias Sting. Gracias Bataclan’ y una cadena humana se ha improvisado mientras continuaba la música. Poco a poco, a medida que el concierto avanzaba, la emoción iba dejando paso simplemente a la fiesta.

 El antiguo líder de Police, el primer artista en subirse al escenario desde los ataques cometidos en pleno concierto de los californianos Eagles of Death Metal, ha despedido su hora y media de actuación con el tema ‘La chaise vide’ en honor a las 90 personas que no podrán volver jamás a la sala parisina. “Viva el Bataclan”, ha proclamado el británico antes de dejar la escena.

Los 1.000 asientos subastados el martes se vendieron en menos de 30 minutos. La sala tiene una capacidad para 1.497 personas, pero se han reservado diversas entradas para familiares de las víctimas.

El show ha sido grabado y diferentes cadenas de televisión lo retransmitirán el próximo lunes en los cinco continentes.

Sting no cobrará por el concierto porque la recaudación irá a parar a dos asociaciones representantes de las víctimas, Life for Paris y 13 Novembre: Fraternité Verité.  

"Francia y todo el mundo verá que el Bataclan vive de nuevo", ha declarado Jérôme Langlet, responsable de la empresa propietaria.  

SEGURIDAD REFORZADA

Tras diez meses de obras, el Bataclan ha sido rehabilitado respetando el espíritu anterior a los ataques. “No podemos dejar que se convierta en un mausoleo”, ha dicho Jules Frutos, uno de los directores de la sala. Lo que sí ha cambiado son las medidas de seguridad, que se han reforzado notablemente.

A partir de ahora contará con 14 cámaras de seguridad, tanto en el interior como en el exterior del edificio situado en el distrito XI de París. Dispone además de un sistema de apertura y cierre de las puertas que podrán bloquearse en caso de intrusión.

A los medios técnicos, se unirá la vigilancia policial, que se verá incrementada en el torno al número 50 del Boulevard Voltaire cada vez que se produzca un acto relevante. Para el concierto de Sting se han contratado, además, 15 agentes de seguridad privada

LOS EODM, PERSONAL NON GRATO

Por otro lado, la dirección del Bataclan ha negado la entrada este sábado a dos miembros del grupo californiano Eagles of Death Metal (EODM), entre ellos su líder, Jesse Hughes. Según ha señalado a Afp el codirector de la sala, Jules Frutos, la decisión se ha tomado por unas polémicas declaraciones de Hughes.

Te puede interesar

El cantante de la banda declaró el pasado sábado a una televisión norteamericana que el ataque perpetrado en el Bataclan había sido preparado desde dentro, dando a entender que los vigilantes de la sala no eran trigo limpio.

“Han venido, pero les he echado. Hay cosas que no se perdonan”, ha dicho Frutos tras el concierto de Sting.