Ir a contenido

'¡Socorro!', exclama el expresidente de Uruguay José Mujica, tras conocer la victoria de Trump

El exmandatario considera al dirigente republicano una "figura grotesta" y carga contra la globalización por hacer que se concentre la riqueza en muy pocas manos

Reacción del expresidente de Uruguay José Mújica a la elección de Trump como presidente de EEUU. / YOUTUBE

El expresidente de Uruguay, José Mujica, ha expresado su perplejidad y descontento con la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos con un expresivo y elocuente "¡Socorro!". Hay "una palabra que lo dice todo: ¡Socorro! Suficiente, es explícita", ha manifestado al programa de radio de Montevideo 'No Toquen nada' de Océano Fm.

Mujica, un exguerrillero que presidió Uruguay del 2010 al 2015, se encuentra en Roma donde participa en el Tercer Encuentro Mundial de los Movimientos Populares. En declaraciones efectuadas anteriormente durante su estancia en la capital italiana, el exmandatario dijo que "son los votantes de Trump los que dicen 'Francia para los franceses', 'Inglaterra para los ingleses. Pertenecen a ese mundo de clase media trabajadora de buenos salarios que se va sumiendo en la incertidumbre y se va sumando a esa dinámica de la culpa la tiene China, México, los inmigrantes, los sirios", señaló,

"La imagen (de Trump) es tan grotesca, que uno siente hasta una suave afinidad con la señora (Hillary) Clinton, que es una mujer bastante conservadora", reconoció Mujica días antes de las elecciones estadounidenses. "No me asusta Trump, sino la gente que le acompaña".

CONCENTRACIÓN DE BENEFICIO

También lamentó que el poder político esté al servicio de la concentración económica de una minoría y opinó que existe una "globalización que es tan concentradora del beneficio en favor de poca gente que está estancando las expectativas de vastísimos sectores de clase media que se ven en la incertidumbre".

"El mundo en el que estamos viviendo es atroz" porque unos pocos poseen la mayoría de las riquezas en detrimento de la mayoría, lo que genera que la brecha de la desigualdad se amplíe en todo el mundo.

La concentración económica, señaló, "termina siendo concentración de poder político" porque "las decisiones que se toman en el circulo político" acaban favoreciendo los intereses económicos de la minoría.

"Vamos a asistir a un largo periodo en el que el sistema representativo no represente a toda la sociedad", concluyó.