ELECCIONES EN ESTADOS UNIDOS

¿Qué pasa si gana Trump? Cinco claves

El candidato republicano ha prometido un EEUU proteccionista, no garantiza que vaya a defender a sus aliados, defiende la tortura y apuesta por matar a familiares de terroristas como represalia

Donald Trump en un acto de campaña electoral en Wisconsin.

Donald Trump en un acto de campaña electoral en Wisconsin. / AFP / CHIP SOMODEVILLA

Se lee en minutos

La caída del muro de Berlín fue celebrada por algunos como “el final de la Historia”. La derrota del comunismo puso fin al mundo bipolar, dejando el camino despejado para el arraigo en el mundo de la democracia, la economía de libre mercado y las libertades civiles. Instituciones como la OTAN, el FMI y la Unión Europea, creadas por Estados Unidos y sus aliados europeos tras la segunda guerra mundial, se erigieron como garantes de la paz y la estabilidad. Esa era al menos la teoría porque el llamado orden liberal de las últimas décadas parece estar ahora resquebrajándose. El pesimismo es la norma y, en solo unos días, Donald Trump podría convertirse en el hombre más poderoso del mundo.

1 / AISLACIONISMO

El candidato republicano forma parte de lo que el columnista de 'The New York Times', Roger Cohen, ha descrito como “las fuerzas de la desintegración”, los movimientos populistas a ambos lados del Atlántico que reniegan del viejo orden, abanderando un repliegue nacionalista de fronteras cerradas y escepticismo hacia las instituciones internacionales. El ‘brexit’ es su manifestación más evidente, pero la lista de fuerzas xenófobas y autoritarias es larga e incluye desde el Frente Nacional francés a los gobiernos húngaro o turco. Este delicado momento histórico ha concedido una trascendencia especial a las elecciones en EE UU. “Los fundamentos del mundo de la posguerra tiemblan”, escribió Cohen.

2 / CRIMINALIZACIÓN DE LOS MUSULMANES

Trump ha definido su filosofía como “América primero”, un eslogan que popularizó en los años cuarenta el famoso aviador Charles Lindbergh, un hombre que propugnaba el aislacionismo y admiraba el orden de la Alemania nazi. “No vamos a rendir nunca más a este país o a su gente a la falsa canción del globalismo”, dijo Trump en su primer gran discurso sobre política exterior. Como muchos de sus pares europeos, el republicano propone un atrincheramiento en los valores occidentales y cristianos. Cree que la globalización ha estafado a EEUU y el multiculturalismo le chirría, como se desprende de su constante criminalización de los musulmanes o los hispanos, rayana en el racismo.

3 / IGNORANCIA EN POLÍTICA EXTERIOR

A lo largo de esta campaña Trump ha demostrado una notable ignorancia en política exterior, pero tiene un instinto muy desarrollado para palpar el sentimiento popular. En algunos aspectos, su aproximación al mundo se ajusta mucho con el sentir de buena parte de la ciudadanía, agotada tras tres lustros de guerra. El magnate reniega de la doctrina 'neocon' para extender la democracia y apuntalar estados a miles de kilómetros de distancia. Como Barack Obama, no quiere ser el policía del mundo y recela del intervencionismo militar a menos de que los intereses de EEUU estén directamente amenazados. También entra dentro del consenso su idea de que los aliados de estadounidenses deben pagar más por su protección.

4 / QUIEN QUIERA QUE EEUU LE PROTEJA, QUE PAGUE

Mucho más controvertido es cómo pretende conseguirlo. Trump ha definido a la OTAN como una institución “obsoleta” y ha cuestionado su misión primaria al decir que solo defenderá a sus miembros de una eventual invasión rusa “si cumplen con sus obligaciones con nosotros”. Washington ya no puede permitirse defender a Japón y Corea y ha sugerido que ambos países, al igual que Arabia Saudí, deberían armarse con ojivas nucleares, una postura que rompe con la doctrina de no proliferación mantenida desde hace décadas.

5 / TRABAJAR CODO A CODO CON RUSIA

Trump tiene una visión mercantilista de las relaciones internacionales y el comercio: lo único que importa es el beneficio neto. Su Administración evaluará cada alianza e intervención exterior de acuerdo a sus “méritos: los costes frente a los beneficios esperados”, según escribió el general retirado, Bert Mizusawa, uno de sus asesores en política exterior. El mercantilismo dejó de estar en boga hace unos 200 años.

Te puede interesar

Lo más sorprendente de su campaña ha sido su admiración por Vladimir Putin y una larga serie de déspotas autoritarios. Sus propios discursos han tenido a veces ecos del fascismo clásico. “Los enemigos están por todas partes, el peligro crece, nuestros adversarios políticos nos han traicionado y solo yo puedo salvaros”, dijo al aceptar la nominación republicana en Cleveland. Trump quiere trabajar codo con codo con Rusia en Siria y, aunque aspira a destruir al Estado Islámico, no ha explicado cómo pretende hacerlo. Dice que utilizará el factor sorpresa y los aplastará a bombazos. Las consecuencias humanitarias no parecen importarle. El magnate defiende la tortura y aboga por matar a las familias de los terroristas como represalia.  

MÉXICO

Donald Trump mantiene el anuncio que hizo al inicio de la campaña de que construiría un  muro en la frontera con México y que obligaría al país vecino a pagar por él. Clinton mantiene una política conciliadora con el país vecino.