ENTREVISTA

"La mujer ocupa un lugar idóneo para observar los signos de radicalización"

Zeina el Tibi, presidenta asociación de mujeres árabes de la prensa y la comunicación y presidenta delegada del Observatorio de estudios geopolíticos de París

Zenia El Tibi, ensayista, periodista y presidenta de la Asociación de mujeres árabes de la prensa.

Zenia El Tibi, ensayista, periodista y presidenta de la Asociación de mujeres árabes de la prensa. / JOAN CORTADELLAS

Se lee en minutos

Nacida en Líbano, vive en Francia, donde es conocida por su prolífica producción de ensayos y artículos periodísticosZeina El Tibi, musulmana, es presidenta del Observatorio de Estudios Geopolíticos de París y de la Asociación de mujeres árabes de la prensa y visita Barcelona invitada por la Unión por el Mediterráneo.

-¿Qué papel debería tener la mujer para luchar contra la radicalización, fenómeno en auge al que hacemos frente en la actualidad? La mujer debe estar en primera línea contra la radicalización. Esposas, madres, hermanas… la mujer ocupa un lufgar idóneo para detectar los signos de radicalización cuando se manifiestan en su familia o en su vecindario. Su misión es dar la voz de alarma.La mujer está más alerta que el hombre porque convive más con los niños y adolescentes, estos últimos muy sensibles y proclives a los procesos de radicalización. Más a largo plazo, jugar un rol importante en la educación.

-¿Usted también considera que hay una gran desinformación e ignorancia dentro de la comunidad musulmana sobre su propia religión? Sí. Y hay que destacar que el integrismo y la radicalización proliferan en el terreno de la ignorancia.La prioridad es acabar con esta ignorancia que aprovechan los charlatanes extremistas. Hay que deconstruir el discurso pseudo-religioso de los extremistas.

-¿Cuáles son las principales desinformaciones sobre el islam? Es necesario favorecer el aprendizaje del islam real. El caso de Marruecos es un buen ejemplo porque, impulsado por el rey, vela por preservar los verdaderos valores de tolerancia y moderación. Marruecos es un ejemplo importante de islamismo moderado. Es en este punto donde el papel de las mujeres adquiere toda su importancia. En el seno de la familia, la mujer debe velar para enseñar a los niños los verdaderos valores de la religión para alejarlos del extremismo. En la vida social y en el trabajo, la mujer debe estar vigilante para combatir las desviaciones extremistas, es una pieza fundamental para reafirmar con vigor los verdaderos valores del islam y no sucumbiendo a las concepciones retrógadas que se asignan al papel femenino.Las féminas en el islam tienen derechos y hay múltiples ejemplos pero muchas no lo saben.

-¿Por qué, desde su punto de vista, se radicaliza una mujer? Por el deseo de autonomía. Imaginan, porque es lo que han visto en internet, que cuando lleguen al país a combatir cumpliran un papel importante. Luego se encuentran casadas a la fuerza y obligadas a abortar, entre otras atrocidades. Las mujeres también son víctimas del extremismo, cada vez hay más en las milicias radicales.

Te puede interesar

-¿Y porqué se radicalizan los jóvenes musulmanes que ya han nacido en Europa? Es imporante hacer saber a los niños la historia común, lo que comparten. Por ejemplo en el caso de Líbano, Marruecos y Francia. El problema de estos niños y adolescentes es que no tienen conciencia de la historia común. Es fundamental apoyar la educación religiosa y que no solo se nutran de lo que encuentran por internet. 

-¿El rol de la mujer en la lucha contra la radicalización tiene otros ámbitos más allá del privado? Sí, pero falta mucho camino por recorrer. Es muy importante que se empiece a incorporar a la mujer en los procesos de paz.Trabajar junto a los hombres para equilibrar la visión de las cosas y aportar otros puntos de vista mucho más sutiles.