11 ago 2020

Ir a contenido

LA INTELIGENCIA COMÚN EUROPEA

Bruselas expedienta a nueve países por no aplicar medidas de la agenda de seguridad

Grecia e Italia siguen sin intercambiar automáticamente datos de ADN, huellas y coches

Silvia Martinez

Frans Timmermans, vicepresidente primero de la Comisión Europea, durante una rueda de prensa en Bruselas, este miércoles.

Frans Timmermans, vicepresidente primero de la Comisión Europea, durante una rueda de prensa en Bruselas, este miércoles. / EFE / STEPHANIE LECOCQ

Los recientes atentados de París y Bruselas han puesto en evidencia la desconfianza que sigue existiendo entre los servicios de inteligencia y las policías de los Estados miembros. Sin embargo, la Unión Europea ya dispone de varias bases de datos para intercambiar información sensible e importante en la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado. Una de ellas es el conocido como marco de Prüm, que permite a los estados miembros acceder a información sobre ADN, huellas dactilares y las bases de datos nacionales sobre vehículos matriculados. Cinco países, entre ellos Grecia e Italia, siguen sin garantizar un intercambio.

Las decisiones de Prüm deberían haber sido aplicadas plenamente para agosto del 2011. Cinco años después, cinco estados miembros siguen sin hacer los deberes: CroaciaIrlandaPortugalGrecia e Italia. “Estos estados miembros todavía no han garantizado el intercambio automatizado de datos en al menos dos de las tres categorías (ADN, huellas dactilares y matriculación de vehículos)”, advierte la Comisión Europea, que ha decidido abrir este jueves un procedimiento de infracción -los países tienen dos meses para responder- por no aplicar una de las medidas que forman parte de la agenda de seguridad europea.

MERCADO NEGRO DE ARMAS

Otra de las medidas clave para reforzar la seguridad y hacer frente al mercado negro de armas es el control adecuado de los precursores que se utilizan para fabricar explosivos. El reglamento que regula la comercialización y la utilización de los mismos data de septiembre del 2014, pero hay cuatro países que siguen sin cumplir y trasponer de forma correcta la medida: ChipreFranciaLuxemburgo y España. Igual que en el caso anterior, las autoridades tienen ahora dos meses de plazo para convencer a Bruselas de que van por el buen camino.

La lista de infracciones aprobada este jueves por el Ejecutivo comunitario también incluye un ultimátum a España por no haber traspuesto a la legislación interna la directiva de retorno de nacionales de terceros países. Entre los problemas identificados: la defición sobre el retorno, el papel del defensor del pueblo y la obligación de adoptar decisiones de retorno de ciudadanos de terceros países en situación irregular. Si las explicaciones no convencen, Bruselas podría llevar a España ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.