Ir a contenido

CONTROVERSIA EN EL NORTE DE FRANCIA

Calais empieza a levantar su polémico muro contra la intrusión de inmigrantes

La construcción, de un kilómetro de longitud y cuatro metros de altura, costará 2,7 millones de euros, aportados íntegramente por el Reino Unido

Vista de los trabajos de construcción del muro para dificultar el paso de inmigrantes en tránsito al Reino Unido, en Calais (norte de Francia), este miércoles.

Vista de los trabajos de construcción del muro para dificultar el paso de inmigrantes en tránsito al Reino Unido, en Calais (norte de Francia), este miércoles. / EFE / THIBAULT VANDERMERSCH

Cuando Hungría levantó el año pasado un muro contra los refugiados en la frontera serbia, Francia puso el grito en el cielo. “No se respetan los valores de Europa poniendo vallas que no pondríamos ni para los animales”, clamó entonces el ministro de Exteriores, Laurent Fabius. Ahora, sin embargo, Francia está haciendo lo mismo en Calais (norte), a pesar de las críticas internas y de las dudas sobre su supuesta eficacia.

La construcción del muro de Calais, destinado a impedir el acceso de los inmigrantes que sueñan cruzar el canal de la Mancha hacia Gran Bretaña, empezó este martes bajo fuertes medidas de seguridad. La estructura, de un kilómetro de largo y cuatro metros de alto discurrirá junto a la carretera que lleva hasta el puerto, a unos cientos de metros de la ‘jungla’, el improvisado campo de refugiados e inmigrantes donde malviven más de 10.000 personas.

El nuevo muro, totalmente de cemento aunque revestido con vegetación para reducir su impacto visual, se sumará a los kilómetros de vallas, a veces con alambre de púas, instaladas desde verano del 2015 para ‘proteger’ el túnel bajo el canal, el puerto de Calais y la carretera de circunvalación. Estará equipado con cámaras de videovigilancia y un sistema de iluminación para controlar los intentos de cruce.

El proyecto, financiado en realidad por el Reino Unido, costará 2,7 millones de euros y deberá estar concluido a finales de año. Su objetivo será evitar las intrusiones nocturnas en la carretera y reducir su atractivo para los contrabandistas, según las autoridades francesas, que han explicado que habitualmente es tomada por inmigrantes que, con arriesgadas maniobras, intentan subir de forma clandestina a los camiones que se dirigen a los ferris para cruzar a Gran Bretaña.

MANIOBRAS PELIGROSAS

Las autoridades han comprobado que en las últimas noches, los inmigrantes situaban árboles y escombros en la carretera para obligar a los camiones a detenerse y poder esconderse en ellos. La semana pasada, precisamente, un adolescente afgano de 14 años que esperaba reunirse con su familia en el Reino Unido murió aquí atropellado por un vehículo, ha denunciado Unicef este martes.

La construcción no cuenta sin embargo con el respaldo del Ayuntamiento de Calais, cuya alcaldesa, Natacha Bouchart, declaró que “este muro no tiene sentido” después de que el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, anunciara a principios de mes el cierre “lo más rápido posible” de la ‘jungla’, cuyos habitantes deberán ser realojados en varias zonas de Francia.