ATREVIDA REIVINDICACIÓN INFANTIL

Un niño se planta en México para frenar una multitudinaria marcha antihomosexuales

"Tengo un tío que es gay y no me gusta que lo odien", proclamó al fotógrafo que tomó la imagen de la protesta, que se ha hecho viral en las redes sociales

Un niño se para ante una manifestación contra los matrimonios homosexuales en Celaya, México, el pasado sábado.

Un niño se para ante una manifestación contra los matrimonios homosexuales en Celaya, México, el pasado sábado. / MANUEL RODRÍGUEZ

2
Se lee en minutos
EL PERIÓDICO / BARCELONA

Un niño ante la multitud. Miles de manifestantes protestan en la localidad de Celaya (Guanajuato, México) contra los matrimonios homosexuales. En mitad de la marcha, convocada por la organización católica Frente Nacional por la Familia, un niño aparece en mitad de la calle y se planta, durante unos pocos segundos, delante de los coches de policía que preceden la manifestación. 

En ese mismo instante, el fotógrafo Manuel Rodríguez, que se encuentra en un puente peatonal para ver mejor la cantidad de gente asistente al acto, capta la imagen y posteriormente la cuelga en su cuenta de Facebook. La fotografía, tomada el pasado sábado, es ya un reclamo en internet

"Me dio náuseas ver tanta homofobia reunida, pero me quedo con la imagen de un niño intentando 'detener' a los 'manifestantes'.", escribe Rodríguez en un comentario a la red social. El periodista, que luego bajó a encontrarse con el protagonista de la fotografía, explica que, al principio, se pensó que era un niño jugando. Al preguntarle por qué lo hizo, sin embargo, el niño le contestó: "Tengo un tío que es gay y no me gusta que lo odien".

CONTRA EL MATRIMONIO HOMOSEXUAL

Según Rodríguez, los manifestantes eran "poco más de 11.000 personas". Además de Celaya, diversos sectores de la Iglesia católica y organizaciones ciudadanas marcharon el mismo sábado 10 de septiembre por las calles de otras ciudades del país, entre ellas Ciudad de México, la capital.

Protestaban por la propuesta del Gobierno de Enrique Peña Nieto el pasado mes de mayo de reformar la Constitución y el Código Civil Federal para que se reconozcan los matrimonios homosexuales y la adopción por parte de parejas del mismo sexo.

Según el Frente Nacional por la Familia, cerca de un millón de personas participaron en las manifestaciones para "festejar a la familia" tradicional, aunque medios de comunicación locales han asegurado que no fueron tan masivas.

VULNERACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS

Por su parte, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) declaró en un comunicado previo a las protestas que "fomentar la discriminación hacia las personas por su condición u orientación sexual y de género, así como pretender excluir a las familias que no reproducen el modelo nuclear tradicional, a través de expresiones y discursos que pueden incitar al odio y a la violencia, vulnera los derechos humanos de todas las personas".

Según el Censo Nacional de Población y Vivienda 2010 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, de un total de 28.700.000 hogares, sólo 11.700.000 (40,7%) están habitados por parejas heterosexuales casadas y con hijos de ambos cónyuges. La mayoría restante la forman parejas en unión libre, familias monoparentales y personas que viven solas. En este sentido, afirma la Conapred, "los datos ilustran la diversidad social" mexicana.

"TODOS SOMOS FAMILIA"

Noticias relacionadas

Un día después de que Manuel Rodríguez tomara la fotografía del niño ante la marcha de Celaya, las calles de Ciudad de México se llenaron de nuevo, esta vez con una contramanifestación, a favor del matrimonio igualitario y en contra de la homofobia y la discriminación.

"Todos somos familia", "Estado Laico Ya" y "Por un México Igualitario" son algunos de los lemas que los asistentes defendieron durante la marcha, que empezó en la plaza Tlazcoaque y terminó delante de la Catedral Metropolitana, aproximadamente a un kilómetro y medio de distancia.