14 jul 2020

Ir a contenido

CRISIS DE REFUGIADOS

Hungría construirá una nueva valla más robusta en su frontera sur

El primer ministro Orbán afirma que se trata de una "medida de prevención" en caso de que fracase el acuerdo entre la UE y Turquía

EL PERIÓDICO / BUDAPEST

Trabajos en un sector de la valla levantada por Hungría en su frontera con Serbia, el 31 de mayo pasado.

Trabajos en un sector de la valla levantada por Hungría en su frontera con Serbia, el 31 de mayo pasado. / CSABA SEGESVARI / AFP

El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, ha asegurado este viernes que su país va a construir una nueva valla más robusta en su frontera sur ante un posible aumento en el número de inmigrantes refugiados si el acuerdo con Turquía fracasa.

"Los estudios técnicos están en marcha para construir un sistema de defensa más robusto junto a la línea de defensa ya existente, que se construyó de forma rápida (el año pasado)", ha declarado Orbán a la radio pública húngara.

El primer ministro precisó que la nueva valla se construirá al lado de la ya existente y es una medida de prevención en caso de que "cientos de miles" de inmigrantes lleguen al continente si fracasa en pacto migratorio entre la Unión Europea (UE) y Turquía.

Orbán no especificó cuándo se iniciarían las obras y cuándo podrían concluirse.

El año pasado unos 400.000 refugiados e inmigrantes cruzaron Hungría en su camino hacia países como AustriaAlemania o Suecia, antes de que el Gobierno sellase el pasado otoño sus fronteras con alambradas.

Hungría ha construido vallas en sus fronteras con Serbia Croacia, y Budapest se ha negado a aceptar las cuotas de refugiados aprobadas por la UE.

La cisión de Orban se produce después de que un eurodiputado húngaro que milita en las filas del partido de Orbán protagonizara una aguda controversia en internet por defender colocar cabezas de cerdo a lo largo de la valla fronteriza para disuadir a los refugiados e inmigrantes de entrar en territorio húngaro.

Gyorgy Schopflin, durante una conversación en tono encendido con el director de prensa de la oenegé Human Rights Watch, indicó que la cabeza de cerco disuadiría de forma más efectiva" a los aspirantes a entrar en la UE.

Su interlocutor le replicó: "Un eurodiputado escupiendo tal obscenidad xenófoba... Eres una vergüenza para Hungría, para Europa y para la Humanidad".

El clima de xenofobia que existe en Hungría quedó reflejado el pasado año, cuando Petra Laszlo, una periodista húngara que cubría la crisis de refugiados, agredió a varios de ellos con trabanquetas y zancadillas, con el objetivo de impedir su entrada en Hungría.