Ir a contenido

El terrorismo noquea al sector turístico en Francia

La cifra de pernoctaciones de extranjeros caen un 8,5% en el país que fue primer destino turístico mundial en el 2015

Un soldado francés bajo la mirada de turistas coreanas en Montmartre, en París.

Un soldado francés bajo la mirada de turistas coreanas en Montmartre, en París. / REUTERS / PASCAL ROSSIGNOL

La amenaza terrorista pasa factura al sector del turismo en Francia. En el segundo trimestre del año, las pernoctaciones de turistas se han reducido un 4,8% en comparación con el mismo periodo del año anterior. Un descenso “comparable al observado en el cuarto trimestre del 2015, tras los atentados del noviembre”, afirma el Instituto Nacional de Estadística y de Estudios Económicos (Insee) de Francia. Según cifras oficiales, ese descenso en visitas ha tenido un impacto, solo en París, de cerca de 750 millones de euros que han dejado de ingresarse.

Francia, primer destino turístico mundial en el 2015, con 84,7 millones de turistas anuales, corre el riesgo de perder su liderazgo en el sector. Las cifras del Insee muestran un panorama poco alentador para uno de los pilares económicos del país galo: el turismo representa el 8% del PIB y emplea a cerca de dos millones de personas. Las autoridades francesas se han fijado el objetivo de recibir a 100 millones de extranjeros entre el 2016 y el 2020. Un objetivo poco realista si se tiene en cuenta que, por tercer trimestre consecutivo, el turismo continúa en pleno descenso.

Las pernoctaciones de extranjeros se han reducido un 8,5%, y, a menor escala, un 2,9% entre los propios residentes. Una tendencia que augura cifras aún más inquietantes para el tercer trimestre: el atentado cometido en Niza el pasado 14 de julio, que dejó tras de sí 85 víctimas mortales, en pleno periodo estival, tendrá, sin duda, una fuerte repercusión en el sector turístico.

"Hay que asumir que el sector turístico está atravesando un desastre industrial", ha comentado el responsable de turismo de París, Frederic Valletoux.

Las reservas de hoteles, campings y otras formas de hospedaje, se han reducido un 4,8% en un año. Un descenso relacionado directamente con los turistas extranjeros que prefieren optar por un destino diferente al país galo. Atracciones como el Arco del Triunfo, que ha perdido en la primera mitad del año un tercio de visitantes con respecto al mismo periodo del 2016, o el Palacio de Versalles, con una caída del 20%, ejemplifican el descenso.

HUELGAS Y LLUVIAS

La Eurocopa, celebrada en Francia, ha tenido una repercusión positiva en el sector del turismo. “La bajada en junio es más moderada gracias al impacto positivo de la Eurocopa en las ciudades donde se celebraron los partidos”, estima el estudio. Así, en las ciudades de provincia, las pernoctaciones hosteleras aumentaron un 1,5%. Sin embargo, la capital francesa no se ha beneficiado de este pequeño despunte: “La frecuentación de hoteles en la aglomeración parisina se ha reducido un 12,9%”, explica el estudio del Insee. Según ese ente, los turistas extranjeros son, de nuevo, los responsables de este desplome.

Pero la amenaza terrorista, aunque es la principal, no es la única causa de la caída del turismo.Sin embargo, no es la única. La crisis económica, la primavera más lluviosas de los últimos 50 años -con un 70% más de precipitaciones de lo habitual en la región parisina-, las multitudinarias manifestaciones y las repetidas huelgas, especialmente en el sector de transportes, contra la reforma laboral del Ejecutivo de François Hollande también han frenado al turismo, principalmente en la capital francesa. Todo ello ha dado forma a “una receta poco apetecible para los turistas desde hace meses… Niza, fue la guinda del  pastel”, se resigna Aurelio, aún a la espera de colgar el cartel de “completo” a la puerta de su pequeño restaurante latino.


Síguenos en twitter @EP_internac_cas

Síguenos en nuestra página de Facebook