30 mar 2020

Ir a contenido

Muerte en Alepo

Bombardeos y combates asolan la ciudad siria más habitada y la situación humanitaria, según oenegés internacionales y locales, es catastrófica

ANA ALBA / JERUSALÉN

La ciudad de Alepo en Siria.

La ciudad de Alepo en Siria. / AFP / GEORGE OURFALIAN

Bombardeos y combates siguen asolando Alepo, una de las ciudades más martirizadas por la guerra en Siria y donde la situación humanitaria estos días es catastrófica, según han denunciado oenegés internacionales y locales. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) ha alertado de que el sábado murieron al menos 51 civiles en Alepo y su provincia, entre ellos cuatro niños. Y hoy ha informado de que en las últimas horas, 35 rebeldes y 17 miembros de las fuerzas del régimen sirio han perdido la vida en combates en el suroeste de la ciudad.

Desde el 2012, Alepo sufre los estragos de la guerra. Se encuentra dividida en dos zonas, la oeste, en manos del régimen sirio y milicias afines locales y extranjeras, y la este, controlada por grupos rebeldes, entre ellos diversos islamistas.

Las fuerzas del régimen del presidente sirioBashar el Asad, con ayuda de combatientes de Irán y del grupo libanés chií Hizbulá y el apoyo de bombardeos rusos en los barrios controlados por los rebeldes, sitiaron el este de Alepo en julio. El cerco de cinco semanas sobre esta zona supuso el final del suministro de alimentos y otros productos básicos y los ataques aéreos han matado a decenas de civiles.

COMPLEJO MILITAR

No obstante, los rebeldes rompieron el asedio hace nueve días en un ataque contra un complejo militar y cortaron la principal ruta de abastecimiento de la zona oeste. La ONU indicó que los bombardeos dañaron la planta eléctrica que permitía bombear agua para todo Alepo y dos millones de personas sufren cortes de agua que ponen en riesgo su salud.

"La situación de los civiles es catastrófica, por lo menos en la zona este, controlada por la oposición y que ha sufrido más los combates y bombardeos”, afirma Carlos Francisco, responsable de operaciones en Siria de la oenegé Médicos Sin Fronteras (MSF)“En los últimos días, se ha abierto una ruta por el sur, pero todavía no es posible el paso de civiles y mercancías en la ciudad”, comenta Francisco. “Hay falta de suministro de alimentos frescos, materiales de higiene, medicamentos y equipamiento médico”, subraya.

mapa de Alepo, Siria

SOLO 35 MÉDICOS

MSF no tiene personal propio en centros sanitarios de Alepo, pero envía equipamiento y medicamentos a seis de los ocho que siguen funcionando en el este de la ciudad gracias a la iniciativa personal de grupos de médicos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado que en el este de Alepo solo quedan 35 doctores para atender a 250.000 personas. “Los hospitales reciben más de 50 heridos por día. Y cuando caen bombas en un barrio, muchos más. Están absolutamente desbordados”, señala Francisco.

“El jueves (pasado) hubo noticias de un ataque químico con gas clorín. No lo hemos podido confirmar con nuestros medios, pero los hospitales aseguran que han recibido pacientes con síntomas que podrían corresponder a sus efectos”, dice el responsable de MSF. La capacidad de los cirujanos es muy limitada al ser tan pocos. Las estructuras médicas funcionan en condiciones cada vez más precarias por los ataques y les faltan kits quirúrgicos y anestésicos”, lamenta Francisco.

MSF manda equipamiento a los hospitales cada tres meses. El último envío tenía que hacerse a primeros o mediados de julio, pero fue imposible porque el acceso a la zona este de Alepo ya estaba cortado.

DESPLAZADOS

En la zona oeste, controlada por el Gobierno, "unas 6.000 familias, unas 30.000 personas, se han tenido que desplazar a otros barrios del oeste”, apunta Francisco. El Comité Internacional del la Cruz Roja (CICR) ha indicado que “miles de familias han sido desplazadas del suroeste de Alepo". Francisco indica que en el oeste queda un millón de personas "con dificultades para recibir suministros de comida". Habitantes de la zona explicaron que les llegan alimentos por una vía alternativa, pero de forma mucho más lenta.

Tanto para el régimen sirio como para la oposición, Alepo es una plaza fundamental. De mayoría suní, es la ciudad más poblada del país y era su motor económico. Para Asad, recuperar su control total supondría una victoria militar y psicológica. Rusia, gran aliada de Damasco, ha afirmado hoy que está "en una fase muy activa de negociaciones" con EEUU para elaborar un plan en Alepo "que nos permita empezar a luchar juntos para traer la paz", dijo el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu.

Un ataque suicida mata a 50 opositores

Al menos 50 combatientes opositores sirios y dos militares turcos murieron en un atentado suicida perpetrado el domingo en un paso fronterizo entre Siria y Turquía, según el último recuento del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). El suicida detonó el cinturón explosivo que llevaba adosado al cuerpo dentro del autobús en el que viajaban los rebeldes a su paso por el cruce de Atma.

Este paso fronterizo, blanco de la explosión, que causó varios heridos, conecta la localidad siria de Atma, en la región noroccidental de Idleb, con la ciudad turca de Iskenderun. Los servicios de inteligencia turcos informaron de que el suicida es un miembro del grupo yihadista Estado Islámico (EI) que tenía como objetivo el autobús.

La Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal alianza opositora, calificó lo sucedido de "crimen" y aseguró que el paso de Atma está dedicado al cruce de ayuda y suministros de Turquía a Siria. Según la CNFROS, la mayoría de las víctimas son miembros de los equipos de rescate y de la Defensa Civil, y trabajadores del paso fronterizo.