26 oct 2020

Ir a contenido

PAÍS EN ALERTA MÁXIMA

Cuatro muertos y decenas de heridos en una cadena de atentados en Tailandia

Las explosiones se han registrado en algunos de los principales destinos turísticos del país

Los ataques llegan después de la aprobación de la Constitución amparada por los militares

ADRIÁN FONCILLAS / PEKÍN

VÍDEO : ATLAS

Una cadena de atentados perpetrados entre la noche del jueves y la mañana de este viernes ha causado al menos cuatro muertos y decenas de heridos en algunos de los principales destinos turísticos de Tailandia. Los ataques, cuya autoría se desconoce, son los peores desde que una bomba en un templo de la capital dejara 20 muertos el pasado año. La policía asegura que no hay razón para vincularlos con el terrorismo internacional.

Una doble explosión con 20 minutos de diferencia mató a dos personas en Hua Hin, una ciudad a 200 kilómetros al sur de Bangkok y conocida por ser el destino vacacional de la familia real. Las bombas estaban escondidas en plantas en una concurrida calle peatonal y fueron detonadas con teléfonos móviles, según el superintendente de policía local, Sutthichai Srisopacharoenrat. El atentado también dejó 19 heridos, tres de ellos en estado de gravedad.

Otras dos bombas colocadas frente a comisarías policiales causaron un muerto en Surat Thani, una ciudad que suele ser de paso hacia las populares islas de Koh Samui y Koh Pha Ngan. Más explosiones se han registrado en la playa de Patong, epicentro de la isla de Phuket, que recibe cada año a millones de visitantes. Una detonación en la provincia sureña de Trang dejó otro muerto, según fuentes oficiales.

Entre los heridos, hay al menos 10 ciudadanos extranjeros, ninguno español. Se trata de cuatro alemanes, tres holandeses, dos italianos y un austriaco. Algunos de ellos han sido hospitalizados con heridas de gravedad. Los cuatro fallecidos son tailandeses.

SITUACIÓN "IMPREDECIBLE"

La Embajada de España en Bangkok ha alertado de que la situación en el país es "volátil e impredecible y no se puede descartar que se produzcan nuevos atentados". El Ministerio de Asuntos Exteriores ha habilitado teléfonos tanto para los españoles residentes como para los que se encuentren en Tailandia de visita.

Las explosiones han ido acompañadas en algunos casos de incendios provocados, lo que sugiere un grado de coordinación hasta ahora desconocido en un país abonado a las convulsiones sociales. Los atentados coinciden con el 84º aniversario de la reina Sirikit y llegan solo una semana después de que el país aprobara en referéndum una nueva Constitución que fortalece la posición del Ejército como garante de la democracia.

El líder de la Junta militar que pilota el país, Prayuth Chan-ocha, ha pedido calma a la población y decretado la alerta máxima en toda Tailandia. "Las bombas sólo intentan crear caos y confusión. No podemos contribuir a que aumente el pánico", ha señalado a la prensa.

En el sur del país se ha hecho fuerte un grupo insurgente independentista que ha desafiado al Gobierno central. Aunque en el pasado este grupo ya ha cometido acciones violentas contra intereses turísticos, la cadena de atentados de anoche y de esta mañana es de una complejidad y virulencia desconocida. Es previsible que los atentados castiguen al sector del turismo, uno de los principales bastiones económicos de Tailandia.