Ir a contenido

COMICIOS MUNICIPALES EN SUDÁFRICA

El partido de Nelson Mandela sufre la peor derrota electoral desde el final del 'apartheid'

Aunque gana en número de votos a nivel estatal, el Congreso Nacional Africano pierde el poder en algunas de las principales ciudades del país

Los votantes han mostrado en las urnas su enfado por el alto desempleo y la corrupción, que apunta directamente al presidente Zuma

El mapa político de Sudáfrica está empezando a cambiar. El Congreso Nacional Áfricano (CNA), principal partido del paísha recibido un duro golpe en las elecciones municipales celebradas este viernes. Símbolo de la lucha anti-'apartheid' de Nelson Mandela, la formación está siendo castigada por una población cansada de las altas tasas de desempleo, una economía al borde de la recesión y los escándalos de corrupción que apuntan a su presidente, Jacob Zuma.

Con el 93% del voto escrutado, el CNA lidera los resultados a nivel nacional. No obstante, ha obtenido menos del 60% de los votos por primera vez en dos décadas y ha perdido el control de algunas ciudades importantes, como Puerto Elizabeth, puerto industrial en la costa sur. 

Aún no se saben los resultados en Johannesburgo y Pretoria, la capital, pero según informa Reuters, la distancia es muy estrecha entre el CNA y el partido de la oposición, la Alianza Democrática (AD), que también ha ganado en Ciudad del Cabo. Los resultados finales se anunciarán el sábado, pero por ahora parece que los años de amplias mayorías del CNA estan llegando a su fin.

ÚNICO PARTIDO AL PODER DESDE 1994

El CNA ha gobernado prácticamente sin oposición desde el fin del régimen de la minoría blanca en 1994. Ahora, el partido que llevó al poder a Nelson Mandela con el final del 'apartheid' ha perdido el apoyo de parte importante de la población, sobre todo en las ciudades, donde los habitantes sienten que sus vidas no han mejorado. 

Cifras como el 25% de tasa de desempleo o los 16 millones de dólares (14,4 millones de euros) de dinero público que el presidente Zuma se gastó en mejorar su casa, entre otros tantos escándalos de corrupción, han incrementado el enfado de los ciudadanos con el partido gubernamental y, en especial, su líder.

El jefe de la mayoría parlamentaria, Jackson Mthembu, ha hablado sobre las derrotas en todo el país y las ha calificado de "preocupantes". "Tenemos que hacer una seria introspección" dentro del partido, ha dicho. Y es que los malos resultados de hoy pueden animar a los rivales de Zuma dentro del CNA ha pedir cambios en el liderazgo de cara a las elecciones nacionales del 2019.

EL FUTURO DE SUDÁFRICA

Según el analista político del NKC African EconomicsGary Van Staden, estos comicios han ido más allá de los temas locales para tratar "los fracasos de las políticas nacionales y el pobre liderazgo" de Zuma. De forma similar, en declaraciones a 702 radio, el líder de la opositora AD, Mmusi Maimane, ha dicho que las elecciones de hoy han sido un referéndum sobre la figura del presidente y sobre el futuro de Sudáfrica. 

Maimane es el primer líder negro de la formación, elegido el año pasado en un intento de deshacerse de la tradicional imagen de partido que solo ayuda a los intereses de los blancos. Sea por la renovación del partido o por el castigo al CNA, la AD ha salido impulsada por unas elecciones municipales en las que estaban registradas 26 millones de personas.

Entre los votantes también hay jóvenes frustrados con la desigualdad de un país donde, a pesar de que el 80% de los 54 millones de habitantes son negros, la mayoría de propiedades están en manos de los blancos, que suponen tan solo el 8% de la población.

Muchos de los votos de estos jóvenes han ido a parar a un partido de izquierda radical llamado Economic Freedom Fighters (los Luchadores de la Libertad Económica), liderado por Julius Malema. Es la segunda vez que se presentan a unas elecciones, y aunque han conseguido un limitado 8% de los votos, han empezado a hacerse un lugar en el cambiante panorama político de Sudáfrica.