Ir a contenido

RELEVO EN LA PRESIDENCIA PERUANA

Kuczynski asume la presidencia de Perú con la promesa de promover una revolución social

El economista neoliberal asegura que será implacable en la lucha contra la corrupción

Sin mayoría propia en el Congreso, pide al fujimorismo colaboración para concretar sus programas

ABEL GILBERT / BUENOS AIRES

El nuevo presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, tras jurar el cargo en el Congreso, en Lima.

El nuevo presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, tras jurar el cargo en el Congreso, en Lima. / AFP / LUKA GONZALES

“Anhelo que en 5 años el Perú sea un país más moderno y más justo”. Con ese horizonte, el exbanquero Pedro Pablo Kuczynski ha asumido el jueves la presidencia de Perú. Después de arrebatársela por escasos votos a Keiko Fujimori, el líder de Peruanos por el Kambio, ha recibido los atributos de mando en una ceremonia de la que la sociedad espera poco: Kuczynski no tiene mayoría parlamentaria y deberá negociar inexorablemente con el fujimorismo, que controla la legislatura.

No obstante, el flamante jefe de Estado ha prometido trabajar para llevar adelante una "revolución social" y ha advertido a su equipo de Gobierno, formado por muchos exgerentes, que no les permitirá “caer en la indignidad de la corrupción”. Ante la presencia de varios presidentes latinoamericanos, Kuczynski, de 77 años, ha dicho que priorizará elevar el nivel de vida y consumo de los sectores sociales menos favorecidos.

Su prioridad será  “poner más dinero en los bolsillos y en los hogares de los peruanos”. El objetivo de este exconsultor neoliberal es convertir a Perú un país “más moderno”, un “faro de civilización en el Pacífico y Suramérica”. Esto es posible con igualdad de oportunidades para todos. “Sé que puedo hacerlo, pero también sé que no puedo hacerlo solo”, ha señalado, en una clara llamada a sus adversarios desde la derecha populista y la izquierda que encabeza Veronika Mendoza.

Frente a los que temen que en Perú, que creció un 4% en 2015, está a las puertas de un nuevo ajuste, el presidente ha dicho: “No iremos contra la voluntad del pueblo”. Kuczynski llamó a mejorar la política de seguridad (“quiero compartir el sueño de vivir en ciudades menos enrejadas”) y educación  (“un pueblo educado no se equivoca”). A su vez, auguró mejoras sustanciales en infraestructura: “Todos los peruanos deberán tener agua potable las 24 horas”. De su mano, Perú se propone ser miembro de la OCDE en 2021.

El gabinete ministerial tiene amplio predominio de exdirectores y gerentes de grandes empresas y economistas vinculados con organismos financieros internacionales. De los 19 ministros, cinco son mujeres. Varios de los nombrados estuvieron en las administraciones precedentes, inclusive durante el régimen de Alberto Fujimori (1990-2000), a quien el mandatario saliente, Ollanta Humala, se ha negado a indultar, dejándole el problema a  Kuczynski. Fernando Zavala estará al frente del Consejo de Ministros. Zavala, de 45 años, fue ministro de Economía de Alejandro Toledo en su última etapa. Al momento de ser nombrado, Zavala era CEO de Backus y Johnston, que tiene casi el monopolio del mercado de la cerveza en Perú. Otro alto ejecutivo de esa firma,  Alfonso Grados, ocupará el Ministerio de Trabajo.

Según el diario La República, el presidente no partirá de cero. “En una década de crecimiento de la economía, el país supo reducir la pobreza, bajar la tasa de desempleo histórico, construir una nueva clase media y desarrollar algunas capacidades promotoras y reguladoras del Estado”. PPK, añadió, “necesitará de cooperación, respaldo y aliento y obviamente de un período de gracia patentizado en que no se le exija resultados inmediatos o a la carta, a pedido de la oposición. La necesidad de unidad nacional frente a la agenda nacional prioritaria no anula el control, la denuncia, el papel opositor y la vigilancia ciudadana. No obstante, estas acciones deben ser ejercidas considerando que el nuevo gobierno necesita de éxitos en estos tres problemas y que sus logros serán de todos los peruanos”.