Ir a contenido

CAOS EN ALEMANIA

Un terrorista mata a nueve personas en Múnich y luego se suicida

Un alemán-iraní de 18 años ha abierto fuego en un centro comercial del centro de la ciudad conmocionando a Alemania

La policía asegura que se trata de terrorismo y se barajan las hipótesis de un ataque yihadista o de la ultraderecha alemana

Carles Planas Bou

Evacuación de personas que estaban dentro del centro comercial.

Evacuación de personas que estaban dentro del centro comercial.

Múnich ya respira un poco más aliviada. Tras horas sumida en el caos, el pánico y la incertidumbre la capital del estado de Baviera ha recuperado la normalidad al conocer que el único autor del atentado terrorista que ha puesto en vilo a toda Alemania se ha suicidado.

Según confirmó el presidente de la policía local, Hubertus Andrä, en una esperada rueda de prensa a las dos de la madrugada un alemán de 18 años de origen iraní abrió fuego contra transehúntes y clientes de un restaurante de la cadena McDonalds causando nueve víctimas y 16 heridos. Tras el ataque el autor se desplazó al centro comercial Olympia, al otro lado de la calle, donde se atrincheró. Las cámaras de seguridad muestran escenas de pánico entre los que presenciaron la matanza.

Tras sembrar el caos por el centro de la ciudad bávara y verse acorralado por la policía el pistolero optó por acabar con su vida. El cuerpo del atacante, la décima víctima de una trágica jornada, fue identificado por las autoridades, que utilizaron un robot al temer que llevase explosivos en su mochila. En un principio los cuerpos de seguridad pensaron que se trataba de tres atacantes que habían huido por la boca del metro, por lo que organizaron un importante despliegue policial que incluso contó con la ayuda de policías de estados vecinos como Baden-Württemburg y Hesse e incluso de sus vecinos austríacos. El control fronterizo con Austria y la República Checa fue reforzado.

DUDAS SOBRE LA AUTORÍA DEL ATAQUE

Las autoridades aseguraron que se trata de un caso de "alta alerta terrorista", aunque aún no se conocen sus motivaciones ni trasfondo ideológico. Una de las principales hipótesis que baraja la policía es la de un ataque yihadista. El pasado lunes Alemania ya vivió un episodio de violencia terrorista cuando un joven de 17 años acuchilló a los pasajeros de un tren en el mismo estado de Baviera al grito de “Alá es grande”. Desde los atentados perpetrados en Francia y Bruselas la capital económica de Europa ha estado en estado de máxima alerta.

Algunos medios alemanes también apuntan a que se podría tratar de un ataque organizado por miembros de la ultraderecha y citan testimonios que aseguran que el autor del tiroteo habría gritado “malditos inmigrantes de mierda” y “soy alemán” mientras abría fuego. Otros periódicos apuntan a una hipótesis más rebuscada, recordando que justo ayer se cumplieron cinco años de la matanza de Utoya, en Noruega, donde el militante ultraderechista Anders Breivik asesinó a sangre fría a 69 jóvenes.

El propio ministro de la Cancillería, Peter Altmaier, reiteró que no puede descartarse ninguna hipótesis sobre lo sucedido. A pesar de esos indicios la policía aseguró que todavía no tenía indicio alguno de que se tratase de un atentado de signo islamista radical y pidió que se evitase sacar conclusiones precipitadas de los hechos y difundir rumores sobre la identidad de los atacantes.

CAOS Y DESCONCIERTO

Durante los primeros instantes la ciudad se vio desbordada por el caos. La policía alertó por las redes sociales que el autor o autores aún no habían sido capturados e instó a los ciudadanos a evitar los lugares públicos. La red de autobuses y metro de la ciudad quedaron paralizados. La estación central de trenes fue evacuada y se frenó el tráfico ferroviario. Cerca de las 2 de la mañana, la policía informó de que tanto el servicio de bus y metro como el ferroviario se habían restablecido.

Los hospitales redoblaron sus esfuerzos movilizando a más personal para atender a las víctimas y el cuerpo de bomberos hizo lo mismo. Las mezquitas de Múnich abrieron sus puertas permitiendo pernoctar a los que no pudieron llegar a casa. Tras no pronunciarse durante toda la tarde, el gobierno federal de Angela Merkel anunció por la noche que mañana reunirá de urgencia un gabinete de crisis para responder a la masacre.

0 Comentarios
cargando