Ir a contenido

Un barco en un mar de desigualdad

El 'Astral', fletado por la oenegé Proactiva Open Arms, socorre a miles de personas que desde Libia tratan de alcanzar Europa

Pagan 500 euros por persona y son obligados por los traficantes a abandonar su equipaje y a descalzarse para tomar la barcaza

Jordi Évole

Voluntarios de proactiva socorren a un grupo de inmigrantes frente a las costas de Libia. / PROACTIVA OPEN ARMS

Escena 1: Exterior Noche. Sábado, 2 de julio. La calle central de Lampedusa  tiene todas sus terrazas llenas. La gente cena en mesas reservadas mientras mira inquieta las pantallas de televisión que todos los restaurantes han instalado para no perder un solo cliente. Se está jugando el Alemania-Italia, partido de cuartos de final de la Eurocopa 2016. Final anticipada, dicen los cronistas deportivos. Europa otra vez paralizada. Ahora por un partido de fútbol.

Escena 2: Exterior noche. Ese mismo día, a esa misma hora, en playas libias como Zuara o Sabratah centenares de personas escuchan inquietas las últimas indicaciones del traficante que les ha cobrado lo que no tienen para intentar llegar hasta Lampedusa con una barca neumática pensada para cualquier cosa menos para llegar a Lampedusa. Antes de embarcarlos, por si fuera poco lo sufrido antes de llegar hasta Libia, les quitarán su equipaje, para que quepa más gente en la barcaza. Hasta 150. A una media de 500 euros por persona… hagan las cuentas del negocio. Ya con el umbral de la crueldad totalmente rebasado, el traficante también les pide que se deshagan de los zapatos. Mejor hacer la travesía descalzos. Zarparán sin nada. Y así esperan iniciar una nueva vida. Sin nada.

Esto no es una peli de ficción. Estas dos escenas suceden a escasos 300 kilómetros de distancia. Por medio, un mar de desigualdades que funde dos continentes. El Mediterráneo, rebautizado por algunos como el 'Mare Mortum'. Hace dos días que el 'Astral' –el barco de rescate de la oenegé Proactiva Open Arms- atracó en el puerto de Lampedusa, tras tres jornadas de travesía desde Badalona. Por el camino, el capitán Andreu Rul·lan ha confirmado sus sospechas: el barco no pasaría una ITV. Pero ya es tarde para tirarse para atrás. Saldrán como puedan, algo que provoca no pocas tensiones entre la tripulación. Pero son más fuertes las ganas que cualquier impedimento. Porque aquí sí que mandamos la nave a luchar contra los elementos.

A 12 MILLAS DE LA COSTA LIBIA

El domingo el Astral zarpa hacia la costa libia. Puede acercarse como mucho a 12 millas. A partir de ahí, corre el peligro de que supuestos guardacostas libios se la líen parda. El lunes, el equipo del 'Astral' aprovecha para probar sus zodiacs, sus equipos de salvamento, o que el sistema de evacución de los lavabos funcione. Todo ok, menos lo de los lavabos. Pero en estas ciscunstancias esa no es una avería de primer grado.

El parte metereológico clava la previsión. El martes el Mediterráneo no es un mar, es un estanque. No hay ni una ola. Ni una gota de viento. Día ideal para la operación salida desde Libia, aunque aquí no habrá ninguna DGT que nos informe del número de personas que se espera que se desplacen, ni de las retenciones, ni de los accidentes.

El sol no ha salido y a estas horas no tenemos ni idea que este 5 de julio se batirá el récord de rescates en el Mediterráneo en un solo día.

Pasadas las 4 de la madrugada avistamos la primera barcaza neumática cargada de personas. Podría decir emigrantes. Podría decir refugiados. Pero creo que es bueno que hablemos de personas. En menos de dos horas tenemos a nuestro alrededor hasta tres dinguis (así se les llama en el argot náutico a esa barcas neumáticas). Más de 400 personas a la deriva. La que liaríamos si en vez de negras fuesen blancas.

Rescate de Proactiva Open Arms / PROACTIVA OPEN ARMS

En medio de ese panorama aparece otro dingui, más pequeño, con ocho tripulantes. No parecen en apuros y pasan olímpicamente de las otras barcazas. Vienen directos hacia nosotros. Algunos de sus ocupantes van armados hasta los dientes. Los que tenemos menos experiencia en estas situaciones nos miramos con cara de “vamos a pringar”. Son los supuestos guardacostas libios. Creen que estamos en sus aguas jurisdiccionales.

CON UN COLLAR DE BALAS

El capitán sube a uno de ellos a cubierta para demostrarle que no es así. Le enseña el GPS y efectivamente no hemos rebasado esas 12 millas territoriales. Al comprobar su error, el chico sonríe y acepta un trozo de tableta de chocolate que ronda por el puente de mando. Son tan jóvenes que da la sensación que ese día han decidido jugar a ser guardacostas libios. Ojalá fuese un juego. Lástima del collar de balas que alguno de ellos luce. Repartiéndose el chocolate, como si viniesen de hacer un truco o trato de Halloween, los chavales desaparecen entre risas y haciéndonos el símbolo de la victoria.

Por radio nos llega el aviso que se acaba de avistar una barca de madera. En estas barcas acostumbran a ir el doble de personas que en una neumática. Hasta 400. La mitad en la cubierta y la otra mitad en la bodega. Una lancha del 'Astral' se acerca hasta allí. Se les ha parado el motor. Y Savvas, marinero griego ahora en misión humanitaria, se sube a la barcaza y lo arranca. La reacción de la tripulación es ponerse a cantar. Hoy han visto amanecer, que no es poco, y hacen palmas de alegría, a las que se suman los socorristas Iñaki, Joaquín y Óscar. Piel de gallina, y no es por el frío.    

ARENA DE LA PLAYA EN LA PIEL

El 'Astral' no es un barco preparado para subir a las personas resacatadas a su cubierta. Pero ese martes, el aluvión es tal que no hay más remedio. Algunos llevan todavía la arena de las playas libias pegada a su piel. Hiela la sangre cuando te relatan sus últimas horas. Cuando se embarcan les dicen que vayan hacia las luces que se ven en medio de la noche. Ellos piensan que eso ya es Europa. Pero no. Son las luces de las plataformas petrolíferas libias.

A otros les dejan en el mar con el combustible justo para cubrir las 20 millas a partir de las cuales operan la mayoría de oenegés y barcos de diferentes ejércitos europeos. Cualquiera de los rescatados, cuando les enseñas un mapa del Mediterráneo y les pides que se ubiquen, creen que ya están en Italia, otros en Grecia. Te cuesta decirles la verdad, pero cuando les muestras que en realidad están a muy pocas millas de Libia, y que no han hecho ni una quinta parte del viaje tantas veces soñado, su cara refleja una mezcla de desconcierto, impotencia, tristeza, y una pregunta sobrevuela: “¿Acabo de arriesgar mi vida para esto?”.

Hay una mirada en la que refugiarse. La de una niña de tres o cuatro años que parece ajena a todo el drama. La ha subido al barco Marco, un pedazo de marinero que la ha cogido como quien sostiene una porcelana fina. Ahora ya juega con un globo que le han inflado los médicos Guillermo y Rafa, mientras ellos siguen atendiendo uno a uno a todos los rescatados. Y Fernando demuestra que, además de prepararnos la comida, sabe preparar biberones. Esa niña ya es la niña de nuestros ojos

DAVID CABRERA

Rescate de una niña por voluntarios de Proactiva en las costas de Libia.

Impresiona la docilidad con la que todas las personas recién llegadas al barco reciben cualquier información. La docilidad con la que aceptan que no hay más agua. Que no hay más comida. Que ahora tenemos que transportarlos a un barco militar y que no sabemos decirles donde acabarán luego. Y en medio del cansancio, de la dudas, de la decepción, de la incertidumbre… uno de ellos nos pregunta: “¿Sabéis cómo acabó el Alemania-Italia?”. Y con esa pregunta le da la vuelta al marcador. 

Un barco medicalizado cedido por el empresario italiano LoMonaco

El barco ‘Astral’ con el que 'Proactiva Open Arms' ha extendido su labor al Mediterráneo central es un antiguo motovelero de lujo de 30 metros de eslora cedido por el empresario italiano Livio LoMonaco, que lo usaba como embarcación de recreo por la Costa del Sol. LoMonaco explicó en su día cómo decidió la cesión: “Me enviaron una foto de una embarcación llena de refugiados mientras yo navegada. En seguida pensé que no podía ser que yo me estuviera tomando un café en el mismo mar donde estaba muriendo gente”. Para ser operativo, el ‘Astral’ tuvo que ser remodelado íntegramente, con un presupuesto de 300.000 euros, para dotarse de todos los sistemas de navegación, salvamento y asistencia sanitaria necesarios para sus nuevas tareas de vigilancia y rescate. En el proyecto ha colaborado también el Ayuntamiento de Barcelona, que ha donado 18.000 euros para el abastecimiento de chalecos salvavidas y mantas térmicas; Agbar, que ha donado una lancha de rescate (de las dos con que cuenta el ‘Astral’) y el cantautor Joan Manuel Serrat, que ha financiado las nuevas velas del barco.

Oscar Camps, Director Proactiva Open Arms / PROACTIVA OPEN ARMS

0 Comentarios
cargando