Ir a contenido

Luxemburgo se vale de su ventajosa fiscalidad

CARLES PLANAS /BERLÍN

A nadie se le escapa que el pequeño estado de Luxemburgo es un paraíso fiscal pese a no estar catalogado así en las lista de la OCDE. Más allá de este aliciente que lo ha convertido en uncentro neurálgico de los fondos de inversión, la capital se presenta como un núcleo económico en el corazón de Europa. La ciudad ya cuenta con un sector financiero sofisticado y convive con instituciones como el Banco de Inversiones Europeo o el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. El alto nivel de vida y su condición de tener los residentes más multilingües del continente también juega a su favor. Al otro lado de la balanza, su pequeño tamaño y reducida población hacen difícil absorber una gran cantidad de profesionales.

0 Comentarios
cargando