ÁFRICA ORIENTAL

La violencia ensangrenta el quinto aniversario de la independencia de Sudán del Sur

Los enfrentamientos entre las dos facciones rivales causan al menos 272 muertos y disparan el temor a una nueva guerra civil en el país más joven del mundo

Varios periodistas se tiran al suelo al oír los tiroteos en el exterior del palacio presidencial, en Yuba, este viernes. / REUTERS

Varios periodistas se tiran al suelo al oír los tiroteos en el exterior del palacio presidencial, en Yuba, este viernes.
Machar (izq) habla ante la prensa junto a Kiir (centro), antes del tiroteo en el exterior del palacio presidencial, en Yuba, este viernes.
Un grupo de soldados rebeldes, a su llegada a Yuba, en una imagen de archivo, el 25 de abril del 2016.

/

Se lee en minutos

Al menos 272 personas han muerto en Sudán del Sur en los choques armados registrados desde el jueves en Yuba, la capital, incluyendo 33 civiles, según ha admitido una fuente gubernamental. Los enfrentamientos, que estallaron entre las tropas leales al presidente, Salva Kiir, y las que apoyan al vicepresidente, Riek Machar, han resurgido este domingo en Yuba, donde los disparos con armamento pesado han provocado el pánico entre la población civil, que ha huido en masa a buscar refugio en sedes de la ONU o en iglesias locales.

Los combates entre las dos facciones, que parecían haber terminado ayer, han emergido de nuevo tras un ataque de las fuerzas gubernamentales a la residencia de Machar, suscitando con ello los temores de un retorno inevitable a la guerra civil que desangró al país hasta el 2015, justo cuando se cumplen cinco años de su independencia de Sudán.

La nueva ola de violencia comenzó la noche del jueves, después de que cinco militares del Ejército murieran por disparos de la guardia personal de Machar en un incidente en un puesto de control. Tanto el vicepresidente como Kiir hicieron entonces un llamamiento conjunto a la calma. Este domingo, el ministro de Información, Michael Makuei, había declarado que la situación estaba bajo control y pedido a la población que permaneciera en sus casas.

Poco después, residentes en dos distritos de Yuba, Gudele Yebel, fueron testigos de un ataque con armamento pesado contra instalaciones de las tropas de Machar. Un testimonio explicó a Reuters haber visto helicópteros sobrevolando la zona, aunque no les vio disparar. Cientos de civiles, asustados por el estruendo de las armas pesadas, huyeron hacia una base de la misión de la ONU para Sudán del Sur. Un gran número de familias con niños abandonaron sus hogares en busca de refugio en otros lugares.

ATAQUE CON TANQUES Y HELICÓPTEROS

Te puede interesar

“La residencia de Machar ha sido atacada dos veces con tanques y helicópteros”, ha informado James Gatdet Dak, portavoz del vicepresidente, que ha añadido que sus tropas consiguieron repeler la ofensiva tras varias horas de intensos tiroteos. Steven, un residente local, ha explicado haber visto la huida desesperada de cientos de personas. “He visto cuerpos muertos de civiles, y otros… moviéndose con sangre en el cuerpo”, afirma.

Estos choques armados han disparado el temor de una nueva guerra civil ante la incapacidad de Kiir y Machar de controlar a sus tropas en el país más joven del mundo, que proclamó su independencia el 9 de julio del 2011. El conflicto estalló apenas dos años después, en diciembre del 2013, cuando Kiir, de la etnia dinka, denunció un supuesto intento de golpe de Estado encabezado por Machar, de los nuer. Ambos firmaron la paz en agosto del 2015 y formaron un Ejecutivo de unidad nacional el pasado abril. En el acuerdo estaba previsto que desmovilizaran sus fuerzas y las reintegraran en el Ejército sursudanés.