Ir a contenido

Hollande: "La decisión británica no se puede ni retrasar ni anular"

El presidente francés se reúne con Cameron tras la ceremonia del centenario de la batalla del Somme

Eva Cantón

En primer plano François Hollande, David Cameron y el príncipe Carlos.

En primer plano François Hollande, David Cameron y el príncipe Carlos. / REUTERS / PHILIPPE WOJAZER

El caos que domina la escena política británica tras el referéndum que certificó el deseo de una mayoría de abandonar la Unión Europea genera un creciente malestar al otro lado del Canal de la Mancha.

Muchos temen que las maniobras dilatorias de los candidatos a suceder a David Cameron en el 10 de Downing Street no solo añadan incertidumbre a un camino lleno de incógnitas sino que escondan la intención de dar marcha atrás al proceso de divorcio.

Ni el ministro de Justicia, Michael Gove, ni la titular de Interior, Theresa May, aspirantes al puesto que dejará vacante en octubre el actual ‘premier’ británico, tienen intención de activar antes de fin de año el famoso artículo 50 del Tratado de Lisboa que pone en marcha la desconexión con el club comunitario, a pesar de las advertencias de Bruselas de que no habrá negociación alguna sin antes dar ese paso.

En este contexto enrevesado, el presidente francés, François Hollande, ha querido dejar claro este viernes que la decisión que han tomado los británicos “no puede ni retrasarse ni anularse” y que ahora es demasiado tarde para darse cuenta de las ventajas que tiene estar dentro de la UE.

ASUMIR LAS CONSECUENCIAS

"Ahora hay que asumir las consecuencias", ha dicho tras participar en la conmemoración del centenario de la batalla del Somme, un acto celebrado en la localidad francesa de Thiepval al que han asistido varios miembros de la familia real británica y el primer ministro David Cameron.

Hollande se ha reunido en privado con Cameron al término de la ceremonia para abordar brevemente la cuestión del 'brexit'. Y, como ya hizo en el reciente Consejo Europeo, le ha reiterado que la salida del Reino Unido debe ser una realidad cuanto antes. "Cuanto más rápido mejor", ha declarado a la BBC. “Habrá que definir un estatuto para el Reino Unido, que ya no estará en la Unión Europea pero que podrá, bajo determinadas condiciones que tendrán que negociarse, vincularse al mercado único europeo”, ha subrayado el jefe del Estado francés.

“Es lo que le interesa al Reino Unido, pero lógicamente tendrá consecuencias porque no se pueden tener las mismas ventajas cuando se está fuera que cuando se está dentro de la Unión”, ha añadido.

LA PEOR BATALLA DE LA GRAN GUERRA

Además de mensajes políticos, la jornada ha dejado muchos gestos en Thiepval, símbolo del sacrificio de toda una generación en la batalla más mortífera de la Primera Guerra Mundial, la que libraron soldados británicos y franceses contra el Ejército alemán en las cercanías del río Somme hace ahora un siglo.

Por un mero azar del calendario, la memoria de la Gran Guerra -que tanto ha marcado la historia europea- coincide con el alejamiento del Reino Unido del continente en el que el Ejército británico sufrió una de sus mayores tragedias.  

A la conmemoración, organizada por primera vez conjuntamente por los dos países, estaba previsto que acudiera el primer ministro francés, Manuel Valls, pero el Brexit ha alterado los planes en el Elíseo, que vio en la efeméride una buena ocasión para mostrar la importancia de las relaciones bilaterales entre París y Londres, más allá del divorcio británico con sus socios europeos.

“Incluso si Reino Unido ya no estará en la UE, seguirá siendo un socio, un aliado y un amigo de Francia pase lo que pase. Y debemos preparar ya esta fase de transición. Esa es la responsabilidad de Europa”, ha declarado Hollande a la prensa local.

Los actos conmemorativos, que se prolongaron durante toda la jornada, debutaron a las 07.28 horas en Ovillers la Boisselle. Fue allí donde el 1 de julio de 1916 británicos y franceses intentaron dinamitar las defensas del frente alemán con tres toneladas de explosivos que dejaron un enorme cráter de casi 91 metros de diámetro, hoy la herida más visible de la hecatombe.

400.000 BRITÁNICOS

Hollande y Cameron rindieron homenaje al millón doscientos mil muertos, heridos o desaparecidos en los seis meses que duró una contienda que sirvió únicamente para recuperar unos 12 kilómetros. Cayeron 400.000 británicos -20.000 sólo en el primer día de la ofensiva-, otros tantos alemanes y unos 200.000 franceses.

Hollande llegó ante el imponente Memorial flanqueado por los príncipes Carlos y Henry. Tras él lo hizo Cameron junto al príncipe Williams y su esposa Kate Middleton.  Luego se sucedieron las lecturas de textos y las ofrendas florales ante 10.000 invitados y 600 estudiantes -300 británicos y 300 franceses- el mismo número de tumbas que hay en la necrópolis de Thiepval.  

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.