07 ago 2020

Ir a contenido

CONSULTA HISTÓRICA

El 'Brexit tiene en vilo a los 1.700 funcionarios británicos de las instituciones europeas

Las consultas a los sindicatos se han multiplicado en los últimos meses, aunque confían en seguir en sus puestos aunque el Reino Unido salga de la UE

Silvia Martinez

Una bandera británica ondea en el edificio de la Comisión Europea en Bruselas. 

Una bandera británica ondea en el edificio de la Comisión Europea en Bruselas.  / REUTERS / FRANÇOIS LENOIR

El microcosmos de los funcionarios europeos es muy particular. Entre las tres principales instituciones europeas –ComisiónEurocámara y Consejo- suman en torno a 45.000 trabajadores. Disfrutan de un entorno laboral envidiable, facilidades de formación y movilidad interna, escuelas subvencionadas, indemnización por expatriación y un salario que oscila entre los 2.300 euros mensuales que cobra un asistente recién contratado y los 16.000 euros de un alto cargo con cuatro años de antigüedad. Condiciones que, con el 'Brexit', los 1.700 funcionarios británicos podrían ver peligrar.

“La preocupación no es tanto por la carrera individual dentro de las instituciones, sino por las implicaciones que tendría para todos. Los británicos que han venido aquí lo han hecho porque creen en el proyecto europeo y salir de la UE sería dramático”, explica bajo la condición de anonimato un alto funcionario de la Comisión Europea que trabaja desde hace más de 15 años en Bruselas.

“Para cuando ocurriera puede que ya estuviera jubilado, así que eso no es lo que me preocupa. Me preocupa más el futuro del país porque las consecuencias pueden ser enormes. Estoy decepcionado con el nivel del debate, de los argumentos. Los que defienden la salida están mintiendo sin vergüenza. La pasión está bien, pero hay mucha animosidad y amigos, colegas y familias divididas. Mi miedo, según se acerca la fecha, es que hay gente más confusa que antes debido a argumentos contradictorios y falta de información”, añade otro europeísta convencido con casi tres décadas en Bruselas.

De los casi 1.700 funcionarios británicos empleados en las tres principales instituciones de la UE, 1.164 trabajan en la Comisión Europea, 363 en la Eurocámara y 83 en el Consejo. Su futuro en caso de 'Brexit', según coinciden los representantes de varios sindicatos, es incierto porque no hay ningún precedente, aunque se inclinan por pensar que los británicos podrían seguir en sus puestos en caso de salida de la UE si hay voluntad, al menos aquellos que no ocupan altos cargos o puestos políticos.

“La expulsión no es la hipótesis más probable. Se puede continuar como si no hubiera 'Brexit', pero no sabemos qué va a pasar”, reconoce Felix Geranton, secretario general adjunto de Union Syndicale, sobre una inquietud expresada por muchos trabajadores de la casa.

ESTATUTO DE LOS FUNCIONARIOS

Según el artículo 49 del estatuto de los funcionarios, un funcionario puede ser apartado de su puesto si deja de cumplir las condiciones. Es decir, ser nacional de un Estado miembro, salvo que las autoridades competentes digan lo contrario. Una vía que deja la puerta entreabierta. De hecho, hay algunos funcionarios de nacionalidad noruega contratados en su día para preparar la adhesión que han seguido trabajando aunque su país no se incorporó al club. .

“Es una decisión política y nosotros defenderemos a nuestros colegas”, subraya George Vlandas, máximo representante sindical de Union4unity. “El estatuto permite poner fin a su contrato, pero no creo que sea lo que ocurriría”, añade mencionando que el inglés seguiría siendo por ejemplo una de las lenguas oficiales y que seguirían apoyando la existencia de escuelas europeas.

Por si acaso, no obstante, hay quien se prepara para lo peor. “Hay gente que tiene a sus hijos en los colegios europeos y algunos están pidiendo la doble nacionalidad para que puedan mantener los derechos comunitarios por si llegaran a salir”, asegura otra fuente de la Eurocámara.