Ir a contenido

Muere Bretagne, el último perro que participó en la búsqueda de supervivientes del 11-S que quedaba vivo

El animal, que ya tenía 16 años, ha sido despedido con un emotivo homenaje

Despedida a Bretagne, el último de los perros que participó en las tareas de rescate del 11-S que quedaba vivo. / YOUTUBE

Había que despedirse de quien ellos consideraban una heroína. Así que los bomberos y el personal de emergencias se colocaron a ambos lados del camino y se pusieron en posición de saludo, cuando Bretagne, una perra golden retriever de 16 años, encaminó la clínica veterinaria donde se le sometió a una eutanasia.

El animal estaba aquejado de problemas en el hígado y ya le costaba mucho andar por lo que los responsables del departamento de Emergencia del condado de Harris, en Texas, decidieron que había que poner fin a sus vidas.

Bretagne era el último de los perros que participaron en las tareas de rescate del 11-S en Nueva York que quedaba vivo. Para muchos estadounidenses, aquellos animales y su denodado esfuerzo por encontrar supervivientes en las montañas de escombros de la Zona Cero suponían un admirable referente, teniendo incluso páginas de Facebook propias. Es por eso que el fallecimiento de este último can ha sido noticia en los principales medios de comunicación del país.

El reconocimiento al animal ha llegado desde numerosas instituciones como la Policía de Nueva York. De hecho, la perra viajó a la ciudad hace unos meses donde fue homenajeado como una heroína.

Denise Corliss, su cuidadora, recuerda que para ella y para el animal, el rescate en el World Trade Center fue su primera misión. Formaban parte del Texas Task Force 1. Durante dos semanas, estuvieron buscando sin descanso por entre las miles de toneladas de escombros. No sirvió de nada. Bretagne no encontró ningún superviviente. No obstante, la presencia de ese y de los otros perros que participaron en los rescates tuvo un impacto muy positivo en los bomberos implicados en la búsqueda. A muchos de ellos, sobre todo a los de Nueva York, esos animales les reconfortaron en su dolor por la pérdida de compañeros que perecieron en el derrumbe de la torres. Con el paso de los años, Bretagne participó en rescates en los mayores desastres naturales del país, tales como los huracanes Katrina o Rita.

AYUDA A LA LECTURA

Con el paso de los años, y tras dejar el Texas Task Force 1 por el destino más tranquilo del condado de Harris, Bretagne encontró un nuevo quehacer. Ya mayor para participar en rescates, el perro empezó a ser utilizado para ayudar a niños a leer. Iban a clases donde niños que, por sus dificultades para la lectura podían tener vergüenza de leer en alto, le leían al perro, lo que aumentaba su confianza en sí mismos.

0 Comentarios
cargando