Ir a contenido

Elecciones presidenciales peruanas

Fujimori acorta a 0,29 puntos su distancia de Kuczynski

La extrema polarización ha obligado a los candidatos a mantenerse en silencio hasta que finalicen los cómputos

Con el 96% del padrón escrutado, la ONPE cree que el resultado definitivo estará entre viernes y sábado

Abel Gilbert

 Keiko Fujimori (izquierda) y Pedro Pablo Kuczynski, candidatos a la presidencia de Perú.

 Keiko Fujimori (izquierda) y Pedro Pablo Kuczynski, candidatos a la presidencia de Perú. / REUTERS / MARIANA BAZO

“Final de infarto”, dijo Radio Programas de Perú después de que Keiko Fujimori haya reducido a menos de 50.000 votos la distancia que lo separa de Pedro Pablo Kuczynski en las elecciones peruanas más reñidas de los últimos 25 años.

Con el 96% de los votos escrutados, el exbanquero tiene el 50,14% de los sufragios. La hija del dictador encarcelado por delitos de lesa humanidad y actos de corrupción llega al 49,86% y no pierde la esperanza de acortar más las diferencias.

El fujimorismo espera que los votos del exterior y las zonas rurales más alejadas del norte y la selva le permitan lo que el lunes se consideraba imposible: revertir la tendencia.

Parte de las actas que proceden de los países donde existe una fuerte inmigración peruana llegarán a Lima el miércoles. Y la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) ya ha adviertido que el resultado final se puede llegar a conocer el viernes o sábado. 

CONVALIDACIÓN MORAL

“Sea el que sea el resultado, parece claro que a ambos partidos les convendría bajar el tono, sin que esto signifique que se dejen de lado, por parte de las autoridades competentes, las necesarias investigaciones de algunos hechos graves revelados durante la campaña, o su convalidación moral. A Pedro Pablo Kuczynski le convendría esta bajada de tono porque no cabe un Gobierno viable con la abierta enemistad de quien, guste o no, tiene el respaldo de la mitad del país y la mayoría absoluta en el Congreso”, ha escrito el diario 'El Comercio en su editorial.

En cuanto a Fujimori, el periódico le ha recordado que, dado “los temores que genera” el recuerdo de lo ocurrido en los años noventa, “tendría muy difícil el camino si decidiese gobernar sin buscar consensos que vayan más allá de su propio partido”.