Ir a contenido

De Rodham a Clinton; la vida de la candidata demócrata en cuatro etapas

Hija de padres metodistas, fue republicana en su juventud y conoció a Clinton en la universidad

Hillary Clinton en un acto de las primarias en Nueva York.

Hillary Clinton en un acto de las primarias en Nueva York. / AFP / JOHN MOORE

FAMILIA REPUBLICANA

Hillary Rodham nace el 26 de octubre de 1947 en el seno de una familia de clase media de Chicago. De sus padres, metodistas -una iglesia protestante- hereda las convicciones republicanas y llega a ser presidenta de las juventudes republicanas de su instituto. Con el tiempo, irá abandonando esa ideología. Fue una estudiante brillante que ganó numerosos premios académicos.

ABOGADA DE YALE

Buena estudiante, Hillary ingresa en 1969, en plena revuelta juvenil, en la universidad de Yale para cursar derecho. Ahí conoce a quien será su futuro marido, Bill Clinton, su “vikingo llegado de Arkansas”. Una vez acaba la carrera trabaja en una institución en defensa de los derechos de los niños mientras Clinton empieza su carrera política.

PRIMERA DAMA

Cuando Clinton es elegido  gobernador de Arkansas, Hillary acepta renunciar a su apellido paterno. En 1992 se convierte en la primera dama de Estados Unidos, aunque asume un papel muy político. De hecho es la promotora de la reforma del sistema sanitario, que resulta ser un fracaso. Su momento más amargo llega con el caso de Mónica Lewinski, la becaria que mantiene relaciones sexuales con su marido. Hillary se pone de lado de su marido y contra el “impeachment”. En ese momento su índice de popularidad alcanza el 67%.

CARRERA A LA CASA BLANCA

En las primaras de 2008, cede la nominación a Barack Obama, que ya como presidente la nombra secretaria de Estado. Durante su gestión es muy criticada por el ataque en Benghazi, en el que murieron cuatro estadounidenses, uno de ellos el embajador de EEUU en Libia. Sus años como jefa de la diplomacia contribuyen a cimentar su imagen de mujer de Estado.