Ir a contenido

COMICIOS EN ITALIA

Virginia Raggi, una indignada para Roma

La candidata del Movimiento 5 Estrellas es la mejor situada en los sondeos en las elecciones municipales de Italia

Rossend Domènech

Virginia Raggi en un acto electoral el pasado 3 de junio en Roma.

Virginia Raggi en un acto electoral el pasado 3 de junio en Roma. / EFE / MASSIMO PERCOSSI

“Tienen miedo, nos temen”, dice y repite. Virginia Raggi, que cumplirá 38 años en un mes, es madre de un hijo, abogada de profesión, y también la primera mujer que se presenta como candidata a la alcaldía de Roma. Es también la favorita y aspirante del Movimiento 5 Estrellas (M5S) -algo así como el Podemos de Italia- que a partir de este domingo podría administrar la capital, la ciudad más importante en manos del movimiento político de los indignados fundado por el cómico Beppe Grillo.

“Es el momento de recuperar nuestra historia, de tomarnos la revancha”, dice Raggi a unos romanos traumatizados por lo que se conoce como Mafia Capitale, que abrió la caja de Pandora de los entresijos inconfesables entre criminales, fascistas, conservadores, moderados y progresistas que, a las órdenes de un exfascista transformado en criminal, se había infiltrado en todos los ganglios del municipio.

Se lucraban con cada refugiado, gitano, pobre que almorzaba en los comedores sociales y hasta por cada socavón callejero. “La derecha y la  izquierda no aman a los ciudadanos, sino que velan por sus intereses, los lobis”, dice.

PROMESAS SENSATAS

Los sondeos -tienen un valor relativo cuando hay un tercio de los electores indecisos- dan a Raggi el 27,5% de los votos frente al 22,5% de Roberto Giachetti, el candidato de los progresistas (PD). Los otros siete aspirantes a alcalde de Roma, tanto de la izquierda como de la derecha, apenas cuentan, a excepción de Giorgia Meloni, embarazada de ocho meses, que podría catalizar los votos de una derecha que, huérfana de Silvio Berlusconi, se presenta dividida en media docena de partidos.

En el caso de tener que celebrar una segunda vuelta (19 de junio), los sondeos oficiales dan a Raggi como vencedora con el 55,4% de los votos frente al candidato progesista. Aunque en las últimas horas, los sondeos privados de los progresistas arrojan un resultado favorable a su candidato.

 “Mafia Capitale nos ha demostrado que en Roma la verdadera política no la hacen los partidos sino los ciudadanos romanos, los que se levantan cada día a las cinco de la mañana y esperan horas antes de que pase el autobus que les lleve al trabajo”, afirma Raggi, prometiendo cosas sensatas, como una transparencia totalm -la banderade los 'grillitos'- y también algunas extravagancias, como la introducción municipal del trueque, los autobuses urbanos coloreados, pañales lavables para los bebés y una moneda paralela al euro.

Sobre la candidatura de Roma para los Juegos Olímpicos del 2024, Raggi ha dicho que ni hablar, levantando las iras de todas las instituciones deportivas y, sobretodo, de los constructores, uno de los mayores poderes fácticos de la capital italiana. “Es una candidata contra el 'establishment'”, ha escrito el 'Financial Times'.

ROSTRO AGRADABLE

“Sí, me estoy separando de mi marido”o “no, no sé qué responder a esta pregunta”. Son algunas de sus francas respuestas a las cuestiones más insidiosas. ¿Trabajó para un bufete de abogados judicialmente condenados? “Estaba de aprendiz”, responde. Pasan un vídeo de Berlusconi en una vieja campaña electoral con ella a su lado y ella rebate: “No era yo, sacan solo mentiras”.

Mientras estudiaba trabajó como canguro y camarera. Sonríe a cada momento pero ese rostro agradable se vuelve duro cuando saca la tenacidad de su caracter. Esparce ideas como gotas en día de lluvia y ha financiado su campaña electoral con unos aperitivos abiertos en el centro de Roma.

Su desventaja frente a los electores es la falta de independencia del Movimiento 5 Estrellas, donde la dirección no tolera autonomías. “Las decisiones serán concertadas”, dice. Como todos los candidatos del M5S ha firmado un contrato por el que deberá pagar una multa si provoca “daños de imagen” a la formación y deberá también someter a lo que llaman el “staff” de Beppe Grillo la aprobación preventiva de todas las decisiones administrativas importantes. 

Fue seleccionada en unas primarias llamadas “municiparias”. Se presentaron 200 candidatos y la criba dejó a cinco aspirantes. Virginia venció con 1.764 votos sobre 3.862 participantes. La llaman “democracia directa”.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.