Ir a contenido

Cuatro preguntas para entender qué supone la muerte del líder del Polisario en el futuro del Sáhara

La desaparición de Abdelaziz abre una etapa de incertidumbre para los saharauis, agotados tras 40 años de exilio

La juventud está dividida entre los que quieren volver a las armas y quienes solo desean una vida mejor

Beatriz Mesa

Vista general del campo de desplazados saharauis Gdeim Izi, a 18 kilómetros de El Aaiún, capital del Sáhara Occidental. 

Vista general del campo de desplazados saharauis Gdeim Izi, a 18 kilómetros de El Aaiún, capital del Sáhara Occidental.  / ZACARÍAS GARCÍA (EFE)

La muerte del presidente de la República Árabe Saharaui y líder del Frente Polisario, Mohamed Abdelaziz, ha puesto de nuevo el foco sobre el Sáhara Occidental. El territorio de la antigua colonia española es objeto de conflicto entre Marruecos, que controla el territorio, y los independentistas del Frente Polisario. Aunque la guerra terminó en 1991 cuando la ONU logró que ambas partes acordaran que el futuro del terrirorio se decidiera en un referendum de autodeterminación, esta consulta sigue sin celebrarse. Ahora, el fallecimiento del líder de los independentistas saharauis plantea nuevos interrogantes a un contencioso atrapado en un callejón sin salida.

¿Qué impacto puede tener la muerte de Abdelaziz?

Su muerte significa la apertura de una difícil etapa para el Polisario, porque los problemas soterrados en los campamentos de refugiados saharauis de Tindouf (Argelia) se harán ahora visibles. Así como la mala gestión de la ayuda humanitaria. Organizaciones internacionales se vienen quejando de que se desvía la ayuda internacional de la que depende casi integralmente esta población exiliada, asentada en tierras inhóspitas de Argelia, aguardando desde hace 40 años una solución política a sus vidas.

La dirección del Polisario se enfrenta al rechazo creciente de muchos saharauis profundamente indignados porque anhelan cambios en su clase política anquilosada. Y a una juventud dividida entre los dispuestos a recurrir a las armas para volver a la guerra con Marruecos, y aquellos defraudados por el déficit democrático en el seno del Polisario y que reclama oportunidades de estudio, de trabajo y la libertad de movimiento en un territorio bajo control de Argelia.

Es ineludible el temor entre las élites militares del Frente Polisario que sus bases se disuelvan. Hay otro elemento relevante, según describió a EL PERIÓDICO, Bachir Edhil, saharaui intelectual y uno de los fundadores del Polisario que abandonó el movimiento en los años 80 para trasladarse a Marruecos. Se trata de que el núcleo duro del Polisario, en el que reside el poder, “no fue elegido por sus competencias sino que vino impuesto por los gobernantes de Argelia”. 

¿Quién reemplazará al líder fallecido?

La persona que sustituirá en la presidencia de la República Árabe Saharaui Democrática al fallecido Mohamed Abdelaziz es aún una incógnita. Su sucesor, a ojos de los analistas, dependerá del régimen de Argelina, que “ha mantenido (el Polisario como) un partido único sin dar la oportunidad a un cambio generacional”, continuó Bachir. Para este experto, el Polisario ha muerto dos veces: la primera, con la pérdida de El Uali Mustafa Sayed, conocido en la España de los 70 como 'El Uali, fundador del Polisario y la figura más importante en la historia de los independentistas saharuis, y ahora con la de Mohamed Abdelaziz.

Más allá de conocer el nombre de la persona que ocupará el cargo de secretaría general de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), el problema más serio que se avecina tiene que ver con las nuevas luchas tribales por el poder en cada una de las instancias. En los campamentos, los saharauis han vuelto al sectarismo, al término tribal más intransigente, por lo que “alguien que no sea de una tribu mayoritaria no tendrá ni voz ni voto.” De momento, el testigo de Abdelaziz quedará en las manos del actual presidente del Parlamento, Jatri Aduh,quien permanecerá en el cargo hasta que se celebre un congreso extraordinario donde se elegiría al nuevo Secretario Nacional. Esto debería ocurrir pasados los 40 días de luto por el fallecimiento del Presidente Abdelaziz. 

¿Cuál es la postura de la comunidad internacional?

Fuentes diplomáticas europeas en Rabat señalan que el surgimiento de la amenaza terrorista y el incremento de bandas del crimen organizado en la región hacen difícil pensar en que las potencias occidentales apuesten por la independencia del territorio del Sáhara Occidental. No obstante, el Polisario no deja de amenazar con el retorno a las armas si la comunidad internacional no termina de hacer su trabajo en favor de una consulta, que es lo que establece la legalidad internacional. La peor parte se la lleva la población saharaui del Sáhara Occidental que desde la invisibilidad internacional lucha por el reconocimiento de una identidad que se siente reprimida.  

¿Cuál es la estrategia de Marruecos?

Marruecos no quiere oír hablar del referéndum de autodeterminación. En contrapartida, presenta la oferta de una amplia autonomía para la zona. Con la nueva Constitución marroquí , el Estado marroquí propone un proyecto de regionalización que de materializarse, significaría la transferencia de poderes políticos y económicos a las diputadas tierras del Sáhara. Marruecos trabaja contra viento y  marea por ganar nuevos socios estratégicos, en especial, en los países del Golfo Pérsico, a favor de su integridad territorial, que contribuirán económicamente en el desarrollo del territorio disputado.

0 Comentarios
cargando