Los forenses egipcios se contradicen y no aclaran si hubo una explosión en el avión de EgyptAir

El jefe del equipo desmiente las informaciones hechas públicas esta mañana en las que se confirmaba la tesis de una deflagración

Restos del avión de Egyptair hallados por los equipos de rescate en el Mediterráneo.

Restos del avión de Egyptair hallados por los equipos de rescate en el Mediterráneo. / MINISTERIO DE DEFENSA DE EGIPTO (EFE)

Se lee en minutos

Las investigaciones sobre el siniestro del vuelo de Egyptair 804 que viajaba de París a El Cairo y se precipitó en el mar la madrugada del jueves pasado están generando confusión y controversia. El jefe del equipo de forenses egipcios que ha examinado los restos humanos hallados del avión advirtió que no se puede determinar que en el interior del aparato se produjera una explosión, contradiciendo así la versión dada horas antes por un miembro de su equipo bajo condición de anonimato. Según esta fuente, la tesis de la deflagración tomó fuerza tras observar que las partes cadáveres halladas hasta ahora en el Mediterráneo, cerca de la isla de Creta, son muy pequeñas. 

“Tienen marcas de quemaduras (...) La medida de los restos apunta a una explosión. La parte más grande es como la palma de la mano. Ni siquiera hay una parte entera de un cuerpo, como un brazo o la cabeza”, explicó la fuente. Pero no obstante, añadió que no se habían encontrado trazas de explosivos y que no podía decir qué fue lo que causó la explosión. 

Más tarde, el jefe de los forenses, Hisham Abdelhamid, recalcó, sin embargo, que la tesis de la explosión es "una mera presunción". Por el momento, se han recogido 23 bolsas de restos humanos desde el domingo en la zona donde se hallaron también partes del fuselaje del avión y se han empezado a hacer análisis de ADN para identificar los restos. 

El pasado sábado, la Oficina de Investigación y Análisis de Francia (BEA, según sus siglas en francés) informó de que, poco antes de desaparecer de los radares, el avión  emitió durante dos minutos numerosas señales de alerta automáticas a través del sistema de comunicaciones de la compañía (ACARS, Aircraft Communication Addresing and Reporting System) por la presencia de humo intenso en la cabina y posibles fallos en los ordenadores.

Las alertas no especificaban el motivo del humo. Podría haberse producido un cortocircuito, un incendio o una explosión directa causada por un fallo técnico, un artefacto o un pasajero, entre otras opciones. Los equipos forenses y de especialistas están analizando el fuselaje del aparato, maletas y ropa para ver si encuentran rastros de explosivos.

NINGUNA REIVINDICACIÓN

Hasta ahora, ningún grupo ha reivindicado que sea un ataque, hecho que resultaría extraño si se tratara de un atentado, ya que los autores suelen reivindicarlo en las horas siguientes a que se cometa. 

El avión de EgyptAir había partido del aeropuerto Charles Degaulle de París a las 23.04 horas del miércoles pasado con 66 personas a bordo y desapareció en los radares la madrugada del jueves cuando acababa de entrar en el espacio aéreo egipcio.

Hasta ahora, ninguna de las hipótesis sobre el origen de siniestro ha prevalecido sobre las otras y los investigadores de un comité internacional, entre ellos egipcios, franceses y griegos, siguen buscando las cajas negras del avión en aguas del Mediterráneo.

Un submarino del ministerio de Petróleo egipcio, que puede alcanzar los 3.000 metros de profundidad, se sumó antes de ayer a la búsqueda que se desarrolla a 290 kilómetros de la costa de la ciudad de Alejandría (norte de Egipto), en un área de 65 kilómetros cuadrados.

El último contacto  con el avión tuvo lugar a las 02.30 del jueves pasado, antes de que entrara en el espacio aéreo egipcio

CONTACTO CON EL PILOTO

El ministro egipcio de Aviación Civil, Sharif Fathi, precisó el día del siniestro que el último contacto con el avión tuvo lugar a las 2.30 hora de El Cairo (00.30 GMT), cuando todavía no había entrado en espacio aéreo egipcio y que veinte minutos después, los controladores de Egipto intentaron contactar con el aparato pero les resultó imposible.

Te puede interesar

Medios internacionales informaron de que el piloto habló con el centro de control de El Cairo durante unos pocos minutos para comunicarles que había humo en el avión y que haría un aterrizaje de emergencia. Pero el presidente de la Compañía Nacional egipcia de Servicios Aéreos de Navegación, Mohi el din Azmi, negó esta información en un comunicado.

aterrizaje de emergencia