29 may 2020

Ir a contenido

TRAS EL IMPEACHMENT

Rousseff llama a los brasileños a movilizarse contra el "golpe de Estado"

La presidenta de Brasil ha sido apartada del cargo durante los 180 días que dure el 'impeachment'

Edu Sotos

 La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

 La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. / REUTERS / UESLEI MARCELINO

Dilma Rousseff ya no es la presidenta de Brasil, al menos no en ejercicio. En una eterna sesión de 21 horas de duración, el Senado brasileño ha decidido decidió a primera hora de este jueves la instalación del proceso de "impeachment" contra la líder del Partido de los Trabajadores (PT) y su suspensión temporal por espacio de 180 días. Por una arrasadora mayoría, 55 votos a favor y 22 en contra por una única abstención, la presidenta guerrillera deberá ceder su despacho en el palacio de Planalto a su vicepresidente, Michel Temer.

Tras ser formalmente apartada de la presidencia, Rousseff ha llamado a los brasileños a movilizarse contra el "golpe de Estado". La presidenta ha calificado de "golpe" y  "farsa" todo el proceso para sacarla del poder pero se rendirá ni tirará la toalla porque, ha asegurado, es inocente. La presidenta advierte de que el "golpe" es un duro momento para la joven democracia del país.

Poco antes de producirse la votación, el abogado del Estado, José Eduardo Cardozo, realizó un sentido discurso ante los 78 senadores presentes para la votación. "Si aprobamos la instalación del 'impeachment' Brasil se convertirá en la mayor república bananera del mundo", advirtió el que era hasta hace poco ministro de Justicia en el Gobierno de Rousseff. Además, Cardozo no dudó en acusar a los senadores de manchar sus nombres al apoyar un "golpe" contra una presidenta "honesta" e "inocente".

AMPLIO APOYO

Sin embargo, al igual que ocurrió durante el proceso en la Cámara de los Diputados, las palabras del abogado del Estado cayeron en saco roto y los 78 senadores presentes no cambiaron sus ideas. El mazazo para la líder del PT es enorme, apenas su partido y su aliado, el Partido Comunista de Brasil (PCdoB), votaron a su favor este jueves. El margen es tan amplio que supera de entrada los dos tercios necesarios que el proceso necesitará en su votación definitiva una vez se cumplan los 180 días de suspensión y Rousseff haya podido defender personalmente su inocencia.

Mientras tanto, el vicepresidente Michel Temer accederá a la Presidencia de la mayor democracia de América Latina sin haber recibido un solo voto. Curiosamente, se trata del tercer político del Partido del Movimiento Democrático de Brasil (PMDB) que llega a ejercer el cargo de presidente sin haber concurrido a unas elecciones generales. Un dudoso mérito del considerado como el "partido bisagra" de la política de Brasil, un gran partido con toques caciquistas que nadie sabe muy bien a qué ideología responde.

Temer siempre fue una persona gris, ese tipo de líderes que prefieren mantenerse en un segundo plano. Hijo de una acomodada familia libanesa instalada en el interior de Sao Paulo en 1920, Temer se formó en Derecho en la prestigiosa Universidad de Sao Paulo (USP) llegando a doctorarse en Derecho Público poco después y publicando un auténtico best-seller en las facultades de Derecho de todo el país:'“Elementos del Derecho Constitucional'.

GIRO NEOLIBERAL

Este mismo jueves Temer podría anunciar su nuevo equipo ministerial y las primeras grandes reformas de su Gobierno interino. Entre las reformas “bombásticas”, como se  ha empeñado en calificarlas la prensa de Brasil, se incluirá una importante reducción del número de ministerios para reducir gastos de gestión y una profunda reforma tributaria. Según explicó a EL PERIÓDICO el profesor de Economía de la Universidad de Campinas, Guilherme Mello, “el Gobierno Temer iniciará un decidido giro neoliberal que incluirá importantes privatizaciones en todos los sectores y una pérdida importante de derechos laborales”.

Esa será precisamente el gran arma que el PT de Rousseff y el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva emplearán a partir de este jueves. El partido que lideró la política de Brasil por 13 años ininterrumpidos parece estar 100% preparado para asumir ahora el liderazgo de la oposición. Un discurso combativo que podría iniciarse en la próximas horas con la esperada comparecencia televisiva de la presidenta Rousseff en la que valorará el resultado de la votación en el Senado. La incógnita sobre su posible renuncia sigue en el aire pero parece que, de momento, esta no se cumplirá.