Los tres periodistas españoles estuvieron la mayor parte de los 10 meses de secuestro en una habitación

Los reporteros afirman tras su llegada a España que recibieron un trato correcto de sus captores

Las asociaciones profesionales denuncian las precarias condiciones de los periodistas 'freelance'

Ángel Satre, en el centro, José Manuel López, a la izquierda,  y Antonio Pampliega, a la derecha, abrazado a un familiar.

Ángel Satre, en el centro, José Manuel López, a la izquierda,  y Antonio Pampliega, a la derecha, abrazado a un familiar. / EFE/ DIEGO CRESPO

Se lee en minutos

Los periodistas españoles Antonio PampliegaJosé Manuel López y Ángel Sastre, que han llegado este domingo por la mañana a España tras ser liberados liberados el sábado después de 10 meses de secuestro en Siria manos del Frente Al Nusra - franquicia de Al Qaeda-, han asegurado que la mayor parte del tiempo de cautiverio lo han pasado en habitáculos cerrados, y que los secuestradores les han tratado bien y de manera correcta. Tras aterrizar en la Base Aérea de Torrejón de Ardoz procedentes de Turquía, los tres reporteros, sanos aunque más delgados, han realizado unas breves declaraciones a la agencia Efe y han dejado para más adelante una comparecencia ante los medios, al sentirse en estos momentos "desbordados". 

Pampliega, López y Sastre, tres periodistas 'freelance' que trabajan para distintos medios, han sido recibidos alrededor de las 9 de la mañana en la base de Torrejón de Ardoz por sus familiares y por la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, la encargada de coordinar los trabajos para el regreso de los reporteros. Luego se han trasladado a una cafetería de Madrid con sus familiares y amigos más cercanos, momento en que han explicado a la agencia algunos detalles de un secuestro que empezó el 12 de julio del año pasado en Alepo, solo dos días después de que entraran en Siria por la frontera con Turquía . 

Ejercicio para matar el aburrimiento

Durante este tiempo han estado en al menos seis casas, aunque en ellas siempre permanecían encerrados en una habitación, donde hacían ejercicio para no aburrirse. Solo en contadas ocasiones han podido pasear por un patio. Durante el secuestro, los tres reporteros recibieron un trato razonable de sus captores, que incluso les permitieron ver el fútbol por televisión e intercambiar cartas con sus allegados, segun han señalado fuentes de su entorno a la agencia Europa Press. En ningún momento supieron en qué lugar se encontraban.

Según ha explicado López, sólo durante los primeros tres meses de cautiverio permanecieron juntos los tres. Transcurrido ese período, Pampliega fue separado de ellos y trasladado a otro lugar. No volvieron a reencontrarse hasta el sábado en Turquía. Los tres han reconocido estar bien, aunque "desbordados". Los tres españoles compartieron parte de su cautiverio con una mujer alemana embarazada y con otro periodista japonés, Jumpei Yasuda.

Según fuentes familiares, los periodistas han recibido una llamada del rey Felipe, que les ha felicitado por su liberación. Las muestras de solidaridad y felicitación por el regreso se han multiplicado desde primera hora, como la del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien en su cuenta de Twitter ha colgado una foto de los reporteros al bajar del avión y ha escrito: ¡Bienvenidos!

Te puede interesar

También el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, se ha congratulado por este final "feliz" y ha traslado su alegría a las familias. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha pedido a los asistentes de un acto en Mérida que dedicaran el primer aplauso a los periodistas. "Bienvenidos a casa", ha dicho. 

La satisfacción ha estado muy presente en las reacciones de las asociaciones profesionales, que han aprovechado no obstante para recordar las condiciones en las que hacen su trabajo los periodistas 'freelance'  que cubren conflictos armados. "Son tres periodistas precarios, con una vocación de hierro y que mantienen los valores del periodismo", ha dicho Elsa González, de la Federación de Asociaciones de Periodistas Españoles (FAPE).