ELECCIONES EN LA CAPITAL DEL REINO UNIDO

Un candidato musulmán, favorito para la alcaldía de Londres

Sadiq Khan, laborista de origen paquistaní, supera en los sondeos al aspirante conservador, el multimillonario judio Zac Goldsmith

El laborista Sadiq Khan, a la derecha de la imagen, favorito en la encuestas, y el conservador Zac Goldsmith, a la izquierda.

El laborista Sadiq Khan, a la derecha de la imagen, favorito en la encuestas, y el conservador Zac Goldsmith, a la izquierda. / AFP / JUSTIN TALLIS / LEON NEAL

Se lee en minutos
BEGOÑA ARCE / LONDRES

Los problemas de los conservadores se pueden agravar si esta semana pierden la alcaldía de Londres. Salvo un giro inesperado o un error grave en los sondeos, el sucesor de Boris Johnson en el cargo será el candidato laborista, Sadiq Khan.

La capital más grande e importante de Europa contará así por primera vez con un alcalde musulmán. Su contrincante, Zac Goldsmith, ha hecho de la religión de Khan y sus presuntas simpatías hacia los extremistas islámicos el eje central de una campaña tan sucia que ha sido criticada incluso por algunos de sus colegas de partido, como la baronesa Sayeeda Warsi.

Goldsmith no tuvo escrúpulo en utilizar el domingo una foto de los atentados terroristas en Londres para ilustrar un artículo en 'The Mail on Sunday' sobre las consecuencias de votar a Khan. “¿El jueves, vamos realmente a entregar la más grande de las ciudades al partido Laborista, que piensa que los terroristas son sus amigos?”, se preguntaba el aspirante conservador. 

HISTORIAL OPUESTO

Los dos candidatos que luchan por la alcaldía no pueden tener un historial más opuesto. Goldsmith, de 41 años, es multimillonario, heredero de una dinastía de banqueros y está casado con una Rothschild. Judío no practicante, se educó en Eton, el colegio privado más elitista del país, al que también fueron David Cameron y Boris Johnson.

Creció en una mansión en el barrio de Richmond, distrito por el que obtuvo el escaño en el 2012. Anteriormente había dirigido una revista ecologista de un tío suyo. En una entrevista en la 'BBC', fue incapaz de responder a preguntas simples como nombres de equipos de fútbol, de una estación de metro, o la dirección de un museo.     

Khan, de 46 años, es hijo de un conductor de autobuses paquistaní y de una madre costurera. Se crio con seis hermanos y hermanas en una vivienda social, estudio en un colegio público y logró llegar a la universidad y convertirse en abogado. Como tal, trabajó en una organización de Derechos Humanos y, en el 2004, se convirtió en diputado por su barrio de toda la vida, Tooting. Está casado con otra abogada.

Goldsmith es un conservador de la línea tradicional. Lleva el euroescepticismo en la sangre. Su padre, James Goldsmith, fue el fundador en la década de los noventa del Partido del ReferéndumPartido del Referéndum, para sacar al Reino Unido de la Unión Europea. Su hijo está a favor del Brexit.

ESCASEZ DE VIVIENDA

Khan, considerado con un socialdemócrata de centro izquierda, es un defensor de Europa, circunstancia que en Londres cuenta. En la capital hay unos 500.000 residentes europeos con derecho a voto, que pueden utilizar la elección municipal para dejar oír su voz indirectamente sobre un referéndum como el de Europa, que les afecta, pero en el que están vetados. 

A pesar de las diferencias personales, entre los programas de los dos candidatos hay muchas similitudes. En ambos los temas son la escasez de vivienda, el elevado coste de los transportes y el problema de la contaminación del aire.

Noticias relacionadas

Ni Khan ni Goldsmith son estrellas carismáticas de la política, ni cuentan con gran experiencia. En un editorial, el 'Financial Times' habla de dos “liliputienses”, cuyos planes para “una ciudad de global importancia son lamentablemente inadecuados”.

Goldsmith y su equipo han reemplazado la mala marcha en las encuestas atacando a Khan, vinculándole insistentemente con radicales islámicos. Al laborista le podría perjudicar un reciente escándalo en el partido, sobre supuestos comentarios antisemitas del exalcalde, Ken Livingstone, que ha sido suspendido de militancia.