Cruz y Kasich se alían contra Donald Trump

Los rivales del magnate pactan una estrategia para negarle los delegados que le garantizarían la nominación

Fotografia de archivo tomada el 10 de marzo de 2016 que muestra a los aspirantes a la candidatura republicana Ted Cruz  y John Kasich durante un debate en la Universidad de Miami.

Fotografia de archivo tomada el 10 de marzo de 2016 que muestra a los aspirantes a la candidatura republicana Ted Cruz  y John Kasich durante un debate en la Universidad de Miami. / EFE / CRISTOBAL HERRERA

2
Se lee en minutos
RICARDO MIR DE FRANCIA / WASHINGTON

Los rivales de Donald Trump han anunciado un acuerdo sin apenas precedentes para tratar de impedir que el empresario neoyorkino llegue a la Convención Nacional Republicana del próximo mes de julio con la nominación garantizada. Según han confirmado sus campañas, Ted Cruz y John Kasich se han puesto de acuerdo para que solo uno de ellos compita en ciertos estados, una maniobra con la que pretenden aglutinar el voto anti-Trump y prevenir que el magnate inmobiliario alcance la cifra mágica de 1.237 delegados que le aseguraría la corona del partido. El pacto es uno de los pocos cartuchos que les queda en la recámara, ya que ninguno de los dos tiene matemáticamente opciones para superar a Trump antes de la convención.

Por el momento, la estrategia se circunscribe a tres estados. Kasich no hará campaña en Indiana (3 de mayo) y Cruz pasará por alto Oregón (17 de mayo) y Nuevo México (7 de junio) con la intención de que su nuevo aliado pueda ganar allí y restarle a Trump el máximo número de delegados. “Para asegurarnos de que podemos nominar a un republicano que sea capaz de unificar el partido y ganar en noviembre, nuestra campaña centrará su tiempo y sus recursos en Indiana y se apartará del camino para que Kasich compita en Oregón y Nuevo México”, dijo el jefe de la campaña de Cruz el domingo por la noche. El comunicado pedía además a los Súper Comités de Acción Política de ambos bandos que respeten el acuerdo.

"CONSPIRACIÓN"

La estratagema está lejos de garantizarles el éxito y podría ser contraproducente porque le servirá a Trump para dar peso a su argumento de que el sistema para elegir al candidato está “amañado”. El empresario inmobiliario no tardó en reaccionar, describiendo el pacto como “conspiración” que demuestra “debilidad”. “Este horrible acto de desesperación de dos campañas totalmente fracasadas me anima todavía más a prevalecer por el bien del partido”, dijo en un comunicado.

Noticias relacionadas

Antes de que la alianza se ponga a prueba, se disputarán otros cinco estados, todos ellos en la costa este. Mañana hay primarias en Pensilvania, Maryland, Rhode Island, Delaware y Connecticut. Según las encuestas, Trump tiene todos los números para conquistar la mayoría de delegados, con lo que aumentaría su holgada ventaja respecto a Cruz. La cuestión es qué pasará después. El neoyorkino necesita ganar el 57% de los delegados que quedan en juego para llegar a los 1.237 que garantizan nominación en la primera ronda de votaciones de la convención. De no conseguirlo, es cuando las cosas podrían complicarse para él porque en una segunda ronda de votaciones los delegado son libres de apoyar al candidato que quieran independientemente de quien ganó en su estado o en su distrito. Es la ‘convención abierta’ con la que sueñan Cruz y Kasich.

El pacto entre el senador derechista y el gobernador centrista demuestra, en cualquier caso, que las promesas en política no valen nada. Cruz descartó durante meses la posibilidad de pelear por la nominación en una convención abierta, mientras Kasich vino a decir recientemente que el pacto con Cruz supondría una traición a sus votantes.