ELECCIONES EN UN PAÍS DE LA UE

El candidato de la ultraderecha gana la primera vuelta de las presidenciales en Austria

El xenófobo Norbert Hofer se impone con el 36% de votos y los ecologistas terminan segundos

Los socialdemócratas y los conservadores, que forman el Gobierno de coalición, han quedado fuera de la segunda vuelta

Norbert Hofer llega a la sede del ultraderechista FPÖ, en Viena, este domingo.

Norbert Hofer llega a la sede del ultraderechista FPÖ, en Viena, este domingo. / REUTERS / HEINZ-PETER BADER

Se lee en minutos

La ultraderecha sigue dando pasos de gigante para consolidarse como alternativa de poder en Europa. Donde ya parece haberlo hecho con fuerzas es en la acomodada Austria, un país en el que este domingo se ha impuesto en la primera vuelta de las elecciones presidenciales. El candidato del xenófobo y euroescéptico Partido por la Libertad de austria (FPÖ), Norbert Hofer, ha derrotado claramente a sus rivales con un 36,4% de los votos, según los resultados oficiales.

Los comicios han servido para calibrar el estado de ánimo de la opinión pública austriaca, que ha lanzado un mensaje claro. Hofer no solo ha ganado en la primera vuelta, si no que lo ha hecho de forma abrumadora. Su dos rivales en la segunda vuelta serán el ecologista Alexander van del Bellen, que ha obtenido el 20,4% de los sufragios, y la candidata independiente Irgmard Griss, que ha logrado el 18,5%, muy lejos de Hofer.

El populismo ultranacionalista abanderado por la formación ha calado hondo en la sociedad austriaca y eso le ha permitido obtener los mejores resultados de su historia. Y todo ello a pesar de que las primeras encuestas apuntaban a que los ecologistas tenían más opciones que el FPÖ de vencer. Con lo que la victoria y el abultado resultado han sido una doble sorpresa. Austria se convierte así un nuevo ejemplo de cómo se rompe el mito de que el ultranacionalismo autoritario se impone en países víctimas de la crisis económica o que padecen llegadas masivas de refugiados. En Austria no ocurren ninguna de las dos cosas. Ni en los países nórdicos, donde esas formaciones registran significativos avances.

Hofer deberá esperar a la segunda ronda de las elecciones, que se celebrarán el 22 de mayo, para ratificar el espectacular ascenso de la derecha más dura en Austria. El candidato que quiera asumir la presidencia del país deberá superar el 50% de los votos. Según los expertos de la televisión pública austriaca ORF, el medio millón de votos emitidos por correo serán esenciales para determinar quien, si el ecologista Van der Bellen o la independiente Grisss, es el rival de Hofer.  

GOLPE A LOS PARTIDOS TRADICIONALES

A pesar de que Austria es una república parlamentaria en que el papel del presidente se limita principalmente al de la representación, la victoria de la ultraderecha y la segunda plaza obtenida por los ecologistas supone un durísimo golpe para los partidos tradicionales. Por primera vez en la historia del país, los candidatos socialdemócratas y democristianos, las formaciones tradicionalmente hegemónicas, no han superado el mínimo de votos como para participar en la segunda ronde electoral. Ambos han quedado empatados con un 11,2% de los votos.

El más mal parado de estos comicios es la llamada gran coalición, la alianza entre progresistas y conservadores que gobierna de la mano en Viena. Hace meses, ante la creciente popularidad del FPÖ, el canciller, Werner Faymann, y su Ejecutivo optaron por mimetizar algunos gestos de la ultraderecha y adoptar una retórica cada vez más dura hacia los refugiados. Prueba de ello fue la restricción a las concesiones de asilo, una medida enfocada a la política interna que no gustó nada al Ejecutivo de Alemania.

Más allá del rol protocolario de la presidencia, si Hofer lograra convertirse en presidente de Austria también tendría poderes concretos, como su capacidad de destituir al Gobierno, disolver el Parlamento o ser el comandante en jefe del Ejército.

AVANCE DEL POPULISMO EN EUROPA

"El islam no es Austria y no quiero que terminemos siendo un país de mayoría musulmana". A pesar de ser visto como un moderado dentro del FPÖ, estas palabras de Hofer ilustran a la perfección su ideología.

La gran victoria obtenida este domingo por este ultraderechista de 45 años es la continuación de una serie de éxitos electorales. En el 2013, la formación ya obtuvo unos resultados históricos al quedar tercera en las elecciones generales y, el pasado agosto, obtuvo en los comicios municipales sus mejores resultados de los últimos 10 años.

Austria, el país que vio nacer a Hitler y que más adelante abrió los brazos a su anexión con el Reich nazi, tiene una turbulenta historia relacionada con la ultraderecha. En la década de los 90, el agresivo discurso xenófobo de Jörg Haider, líder del partido Alianza para el Futuro de Austria, tuvo un fuerte impacto y ese político se convirtió en uno de los más celebres del país. Su discurso beligerante contra la inmigración ganó adeptos y consiguió, en el 2000, que su formación obtuviese el 10,7% en las elecciones generales.

 

 

 

 

 

 

 

Te puede interesar