Hollande: "No habrá una ley prohibiendo el velo en la universidad"

El presidente anunciará a final de año si opta a la reelección en las presidenciales del 2017

Ocho de cada diez franceses quieren que renuncie a la candidatura

El presidente François Hollande durante su intervención en el programa de televisión de France 2.

El presidente François Hollande durante su intervención en el programa de televisión de France 2. / REUTERS / STEPHANE DE SAKUTIN

Se lee en minutos

EVA CANTÓN / PARÍS

Francia no prohibirá el velo en las universidades a pesar de que el primer ministro, Manuel Valls, se mostró este miércoles partidario de hacerlo. Ha sido el propio presidente francés, François Hollande, quien este jueves ha descartado legislar en este sentido, cortando de raíz la iniciativa del jefe del Ejecutivo.

“Es un lugar de libertad política, sindical y religiosa”, dijo en el curso del programa ‘Diálogo ciudadano’ de France 2, emitido en horario de máxima audiencia, al que llegó con el viento totalmente en contra y ostentando el record de impopularidad de la V República.

Durante los 90 minutos que duró la emisión, el presidente se enfrentó a las preguntas de cuatro ciudadanos franceses: una joven empresaria, la madre de un yihadista muerto en Siria, un conductor de autobús votante del Frente Nacional y un estudiante de confesión musulmana que participa en el movimiento de los indignados bautizado como ‘Nuit Debout’.

DEFENSA DE LA REFORMA LABORAL

Hollande defendió la polémica reforma laboral que ha sacado a la calle a miles de jóvenes y aseguró que no retirará el proyecto de ley, como exigen los sindicatos más beligerantes si bien se mostró dispuesto a realizar algunas “correcciones” en el trámite parlamentario. 

François Hollande

PRESIDENTE FRANCÉS

Seguiré adelante con las reformas hasta que finalice mi mandato"

Aseguró que Francia ha creado 100.000 empleos netos en el 2015 gracias al controvertido Pacto de Responsabilidad que exonera fiscalmente a las empresas a cambio de generar empleo y dejó claro que seguirá adelante con las reformas hasta que culmine su mandato. “Lo hice desde el primer día y lo haré hasta el final”, sentenció.

El empleo, el terrorismo yihadista, la inmigración y los problemas de la juventud fueron los principales temas en torno a los cuales giró buena parte del programa en el que, como se esperaba, Hollande no hizo grandes anuncios ni despejó la incógnita sobre su candidatura a las elecciones presidenciales de mayo del 2017, una decisión que tomará a finales de año.

En respuesta a la madre de un joven yihadista muerto en Siria, Hollande recordó que hay 600 franceses en el país, un tercio de ellos mujeres, y que las raíces de la radicalización no hay que buscarlas sólo en la pobreza sino que conviene luchar contra los “predicadores del odio”, de los que Francia ha expulsado 80 hasta la fecha.

Se pronunció también sobre el movimiento ‘Nuit Debout’ que desde el pasado 31 de marzo concentra a cientos de indignados en numerosas plazas de todo el país. Hollande consideró “legítimo” que quieran expresarse. “No me voy a quejar porque una parte de la juventud quiera inventar el mundo de mañana”, señaló.

INTENTO DE RECONQUISTA

En realidad, su paso por el plató de televisión no era más que el enésimo intento por recuperar la confianza del ejército de desencantados ante la falta de resultados de su política a trece meses de la cita electoral.

François Hollande

PRESIDENTE FRANCÉS 

Noticias relacionadas

También de lanzar un mensaje a la izquierda mientras cunde el desasosiego en el entorno del presidente, a quien ven completamente desconectado de la realidad del país. Hollande, en cambio, negó ser “insensible” al malestar creciente de la ciudadanía. “¿Cómo voy a ser indiferente al malestar? Ser presidente es vivir siempre con la tragedia”, replicó.

Al término de la emisión, en las calles de París se produjeron incidentes a raíz de la intención de un grupo de jóvenes radicales encapuchados que pretendían acudir al Elíseo a manifestarse.