ESCÁNDALO MUNDIAL DE EVASIÓN DE CAPITALES

La familia Thyssen también aparece en los 'papeles de Panamá'

El abogado de la familia confirma la propiedad de una empresa 'offshore' pero apunta que Hacienda tiene "pleno conocimiento de ella"

La baronesa Carmen Thyssen, en una de sus exposiciones, en Sant Feliu de Guíxols.

La baronesa Carmen Thyssen, en una de sus exposiciones, en Sant Feliu de Guíxols. / ICONNA / JOAN CASTRO

Se lee en minutos

La familia Thyssen-Bornemisza, cuya colección privada de arte constituye el núcleo del Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid, también aparece en los registros del bufete panameño Mossack Fonseca, cuya filtración de documentos ha desencadenado el escándalo de evasión fiscal bautizado con el nombre de 'Papeles de Panamá'.

De acuerdo con un artículo publicado este viernes por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), con sede en Washington y que ha liderado la investigación junto al diario alemán 'Süddeutsche Zeitung', los Thyssen-Bornemisza aparecen en los documentos junto a otras destacadas figuras del mercado del arte.

Un abogado de la familia ha confirmado la propiedad de una empresa 'offshore', pero ha aclarado que las autoridades fiscales españolas "tienen pleno conocimiento de ella". De hecho, según 'El Confidencial', la mayoría de españoles que tenían fondos en Panamá los regularizaron tras la amnistía fiscal del 2012 aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy.

OBRAS DESAPARECIDAS

El mercado del arte aparece salpicado por las revelaciones del escándalo fiscal. Los 'papeles de Panamá' revelan operaciones opacas que en algunos casos afectan a juicios en marcha por la propiedad de obras desaparecidas y giran en torno a obras de artistas de la talla de Van Gogh, Picasso, Rembrandt y Modigliani.

Los documentos arrojarían luz, por ejemplo, sobre el posible paradero de la obra desaparecida de Amadeo Modigliani 'Hombre sentado con un bastón'. La pintura del artista italiano, valorada en unos 25 millones de dólares, lleva décadas desaparecida después de que los nazis la confiscaran a su propietario judío, aunque su legítimo heredero sospecha que ésta se encuentra en manos de la familia Nahmad, una de las más poderosas del mundo del arte.

Después de que una investigación privada apuntase a que los Nahmad (originarios de Siria y Líbano) obtuvieron la obra en una subasta en 1996, el nieto del judío a quien le fue confiscada presentó una demanda que todavía mantiene a ambas partes enfrentadas. En los juzgados, la familia Nahmad siempre ha sostenido que no posee el Modigliani, pero los 'papeles de Panamá' revelan que ésta controla la compañía "offshore" International Art Center, que sí posee la obra de arte. Según los documentos de Mossack Fonseca, David Nahmad, la cara más reconocida de la familia, es el propietario único de la empresa desde 2014, aunque los Nahmad la han controlado durante 20 años.

LA NIETA DE PICASSO

Te puede interesar

Aunque quizás el más significativo, el caso de los Nahmad es solo un ejemplo de los múltiples vínculos entre el mercado del arte y el bufete Mossack Fonseca, cuyos documentos demuestran, según el ICIJ, que es una "industria poco regulada donde el anonimato se usa a menudo para proteger todo tipo de comportamientos cuestionables"".

Además de los Nahmad, entre los papeles también aparecen los nombres de la familia griega Goulandris, que se encuentra en el centro de una batalla legal sobre el paradero de 83 obras de arte desaparecidas. Otros nombres del mundo del arte incluyen a la nieta del pintor malagueño Pablo Picasso, Marina Ruiz Picasso, y al magnate chino Wang Zhongjun