DE JUEVES A DOMINGO

Maduro decreta festivos los viernes para ahorrar energía

El presidente reclama colaboración a la población durante dos meses para no introducir medidas de racionamiento

El dirigente pidió a las venezolanas que no usen el secador eléctrico de cabello y les sugiere que se peinen con sus dedos

Nicolás Maduro y Diosdado Cabello en su aparición de ayer en la televisión estatal venezolana.

Nicolás Maduro y Diosdado Cabello en su aparición de ayer en la televisión estatal venezolana. / PRESIDENCIA

Se lee en minutos
ABEL GILBERT / BUENOS AIRES

La crisis energética no da respiro a los venezolanos a medida que avanza el calor.  “Vamos a tener fines de semana largos”, dijo Nicolás Maduro al anunciar que los viernes de abril y mayo no serán laborables en las empresas públicas como medida de ahorro forzoso. Y todavía, según el presidente, no ha ocurrido lo peor. “Llamo a Venezuela en estos dos meses especiales, en los que estoy seguro vamos a superar esta situación, habiendo resistido como unos valientes la arremetida del tiempo estos nueve meses, para no afectar a nuestro pueblo con planes de racionamiento, de sufrimiento. Yo pido la máxima colaboración a la familia venezolana”, señaló.

Las medidas ya aplicadas, como las restricciones horarias en los centros comerciales, la sustitución de equipos de aire acondicionado sustentables y el uso de autogeneradores de electricidad, no han alcanzado para estabilizar la situación. El gigantesco embalse de Guri, proveedor del 63% del suministro eléctrico del país, garantiza a estas alturas menos de 20 días de generación, advirtió el exministro de Energía, Héctor Navarro, durante su comparecencia ante la comisión mixta de la Asamblea Nacional (AN).

Al borde del colapso

Navarro alertó que si la cota llega a 240 metros sobre el nivel del mar, se produciría el colapso de la Central Termoeléctrica Simón Bolívar.  El actual ministro de Energía, Luis Motta Domínguez, confirmó que el nivel actual es de 243,66. Con esas cifras en la mano, a Maduro no le quedó otra alternativa que explicar al país por televisión que el panorama es más que preocupante.

El presidente subió al Cuartel de la Montaña, donde descansan los restos de Hugo Chávez, y desde allí, para darle mayor dramatismo a la situación, anunció el establecimiento de un Estado Mayor  en la termoeléctrica. Pero la guerra contra la escasez no solo se juega en la represa sino también en los hogares. “Algo fundamental, es el ahorro residencial (...) Venezuela no ha logrado cambiar esa costumbre y tiene una práctica de alto consumo”, dijo.

Maduro anunció en ese sentido un plan de ahorro de consumo energético de dos meses que incluye desde el “uso controlado” de los equipos hasta su desactivación. En estos 60 días en los que se va acercando el verano, los venezolanos tendrán que graduar los termostatos de los aires acondicionados a 23°C y encenderlos solo necesario, utilizar los calentadores de agua para que caliente a 35°C, desenchufar todos los aparatos que no estén en uso, y, a su vez,  “disminuir el uso de secadoras eléctricas o usarlas en momentos especiales”

Un secado natural

En ese tramo del discurso, Maduro se dirigió especialmente a la audiencia femenina. “¿Sí se puede, mujeres? ¿Ustedes qué creen? (…). La secadora de ropa y los mecanismos de exigencia del secador de pelo son fuertes y altos consumidores, así como la plancha. Hay que crear conciencia de eso”. Pero, a la urgencia, el presidente le agregó una consideración del orden estético. “Yo siempre creo que una mujer se ve más bonita cuando se peina con los dedos y cuando, de manera natural, deja su cabello secar. Es una idea que yo tengo y les aporto a las mujeres, ¿verdad?”.

Noticias relacionadas

El Gobierno, a su vez, está revisando el sistema tarifario. El precio de la electricidad aumentará. “Vamos a debatirlo públicamente”, anunció. Como era de suponer, la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD), que controla el Parlamento, criticó con dureza las medidas adoptadas por el Gobierno. “Para resolver el caos eléctrico el generio de Miraflores extiende disparate de días no laborables. Para resolver plenamente que lo extienda por 365 días”, dijo el presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup.

Un sistema productivo al borde del colapso

La emergencia económica, que el Gobierno atribuye a la caída brutal de los precios del petróleo, encuentra al sistema productivo al borde del colapso. “Muchas empresas han paralizado líneas de producción enteras por falta de materia prima, insumos intermedios y repuestos, en virtud de las restricciones que han impuesto las regulaciones y los controles gubernamentales”, aseguró Francisco Martínez, de Fedecámaras. La patronal dijo que es necesario que el Gobierno, los trabajadores y los empresarios “lleguen a consensos básicos sobre las reformas que pueden contribuir a reactivar el aparato productivo en el corto plazo”.