Ir a contenido

'Millennials', la gran oportunidad del mundo árabe

Los expertos consideran que el hecho de que el 68% de la población árabe tenga menos de 34 años es una gran oportunidad de desarrollo económico

La Primavera Árabe fue la primera manifestación de ruptura de una generación que, pese al fracaso de las revueltas, mantiene su ansia de cambio, trabajo y democracia

Antonio Baquero

'Millennials', la gran oportunidad del mundo árabe

Edu Marin (EFE / EDU MARIN)

Según una encuesta, el 62% de los jóvenes saudís quieren casarse por amor. Quizás ante la devastación de las guerras en SiriaIrakLibia Yemen, la tragedia de los refugiados y el impacto de la barbarie del Estado Islámico, es decir, ante la percepción de un mundo árabe en pleno hundimiento, esta estadística parezca poco relevante. No lo es. Es un indicador que pasa desapercibido en Occidente pero que apunta a un tsunami demográfico que amenaza con cambiar el mundo árabe y que tiene como motor a los ‘millennials’, jóvenes nacidos a partir de mediados de los 80 y que representa el 68% de la población de esos países. En España son el 36%.

"Que un chico o una chica saudí digan que quieren casarse por amor significa que reivindican ser tratados como seres humanos independientes, capaces de decidir por sí mismos", dice Bessma Momani, experta arabocanadiense en el mundo árabe. "Dar este paso" en sociedades de matrimonios pactados "es una gran transformación", dice.

Como otros investigacores, para Momani, autora del libro 'Amanecer Árabe. Juventud árabe y dividendo demográfico', que de los 319 millones de árabes, 218 tengan menos de 34 años supone una gran oportunidad de desarrollo y transformación social.

Es lo que se conoce como el potencial del dividendo demográfico (cuando la cifra de personas en edad de trabajar supera al resto de la población). Según Momani, los países árabes "tienen ante sí una gran oportunidad al disponer de mucha población joven en edad de trabajar y de consumir. A estas edades se es más productivo y creativo", comenta.

En muchos países árabes, las mujeres ya son mayoría en las universidades

"El 39% quiere crear su propia empresa", dice Momani. La prioridad para esta generación "es tener oportunidades económicas", por eso "odian la corrupción y anhelan un sistema basado en la meritocracia".

"Es la generación mejor formada de la historia del mundo árabe. Para ellos, la educación es lo más importante", comenta. De hecho, el aumento en la cifra de titulaciones universitarias es superior en el mundo árabe que en cualquier otra zona del planeta o, como en los territorios palestinos, hay una mayor tasa de universitarios que en Hong Kong.

En el mundo árabe hay 398 universidades, cuando hace 16 años había solo 178.

Un ámbito educativo en que las mujeres tienen cada vez mayor presencia. El 77% de mujeres de Emiratos Árabes Unidos tiene un título universitario; por primera vez, hay más mujeres que hombres entre los 200.000 jóvenes saudís que van a estudiar al extranjero; y en los territorios palestinos y varios países árabes las mujeres son ya mayoría en universidades.

Es la generación mejor formada y mejor informada de toda la historia de los países árabes

"En ese proceso son las mujeres las que están yendo más lejos porque estudian, ya no se casan tan pronto, y no solo aspiran a trabajar si no que muchas se convierten en empresarias", comenta Lurdes Vidal, responsable del mundo árabe en el Instituto Europeo del Mediterráneo (Iemed). Hay una "gran presencia de mujeres árabes en internet y redes sociales. El 50% de blogs en árabe los escriben mujeres", destaca.

EL MUNDO, VISTO DE FORMA MUY DISTINTA

"Quien crea que la Primavera Árabe fue un sarampión se equivoca", dice un experto

El salto generacional es "enorme, mucho mayor que entre esas mismas generaciones en occidente", explica Haizam Amirah Fernández, analista del Real Instituto Elcano. "Estos jóvenes están muy conectados con el mundo exterior y bien informados", explica. Por primera vez, han dejado de culpar de los problemas de sus países a agentes exteriores (EEUU, Israel, el colonialismo) y acusan a sus regímenes políticos. Momani señala que el 92% de la juventud árabe quiere democracia.

Los jóvenes árabes no culpan de sus males a agentes extranjeros sino a sus regímenes

En opinión de Amira,  las revueltas de la Primavera Árabe del 2011 "son el primer episodio de un proceso de cambio mucho más profundo". "Los países occidentales y los regímenes árabes creen que las revueltas fueron un sarampión del que ya están vacunados y que el modelo autoritario que había antes puede mantenerse. Se equivocan.", explica.

O UN DIVIDENDO O UNA BOMBA

De hecho, Amirah y Momani coinciden en que el dividendo demográfico es una oportunidad, pero que, si los regímenes no crean el entorno adecuado, este desarrollo no se producirá. "Si eso no ocurre, aumentará la frustración y se generarán situaciones de caos", avisa Amirah.